Miércoles, Junio 29, 2022
InicioOpiniónLA PERLA DEL PACÍFICO

LA PERLA DEL PACÍFICO

“Guayaquil, ciudad hermosa, de la América guirnalda de tierra bella esmeralda, y del mar perla preciosa…”. Así empieza, Juan Bautista Aguirre, en su poema Décimas a Guayaquil.

Hay dos clases de guayaquileños, “los que nacen y los que se hacen”, en este caso a mi me tocó nacer en esta ciudad en el año 1992. Recuerdo que a mis 6 años paseaba junto a mis padres en la Alborada; barrio alegre, limpio, con mucho tránsito, comercio, pero en la que siempre debías andar pilas.

Escuchaba a mi padre conversar de León, Alcalde que levantaba pasos a desnivel, hacía obras de vialidad, me explicaba que a nuestra ciudad la habían rescatado de los Bucaram.

Soy un ciudadano alegre y transeúnte de una metrópolis que no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo. Estoy orgulloso de ser “guayaco”, de comerme un encebollado y de pedir a la madrina que me de la yapa. Como bien lo dijo Carlos Julio Arosemena: “Ser guayaquileño es tener una actitud ante la vida y una resolución ante la muerte”.

En cada viaje que emprendía, sea al interior o al exterior, me daba cuenta que nuestra ciudad está para cosas grandes y que solo se necesita administrar bien los bienes municipales, que los cabildos servían sin descansar, y sobre todo, entender que Guayaquil tiene todo para hacer una capital turística, industrial, gastronómica y comercial.

Los “monos” no tenemos horarios, ni limitantes, somos grandes emprendedores. Muchos de los grandes negocios guyaquileños nacieron en un portal, o en un pequeño local. Pues, somos esa amalgama de gente luchadora y emprendedora que llegó, y llegará, a enamorarse de Guayaquil.

Para caer rendido en los brazos de Guayaquil solo necesitas probar un encebollado, comer cangrejos, tomarte una Pilsener y amar esa camiseta de uno de los dos equipos más grandes del país.

Este artículo, pretende hacernos sentir guayaquileños hasta las fibras más profundas. Los guayacos jamás permitiremos que ninguna autoridad de turno tire al traste ese modelo exitoso que hasta hace unos meses funcionaba, y que hoy está sumido en abandono y derroche.

Las cosas hay que decirlas y no dejarlas pasar, no podemos confundir arte con decoración, repagar murales, dilapidar con precios exorbitantes contratos de limpieza, eso es abusar de la bondad de los ciudadanos que votaron y eligieron una autoridad que dijo que administraría y velaría por nuestra ciudad, pero que hoy hace culto a su imagen.

Hay que poner un “ya basta”, y levantar nuestra voz para que Guayaquil vuelva a ser esa Ciudad Puerto y la Perla en la que quiero vivir y morir.

Giovanni Reyes – Corresponsal en Guayaquil, Parroquia Tarqui.

Publicidad

IMPORTANTE

Las opiniones expresadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente corresponden a la posición editorial de Infograma, ni representan las posturas individuales de sus participantes.

Revisa más en Políticas y Términos de Condiciones

Giovanni Reyes Muñoz
Giovanni Reyes Muñoz
Corresponsal en Guayaquil - Parroquia Tarqui

Más Popular

Aquí también escribe

Andrea León García
40 Publicaciones0 COMENTARIOS
Benyamira Rosales
18 Publicaciones0 COMENTARIOS
Erick Salazar Ponce
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
Fabricio Guerrero Ronquillo
17 Publicaciones0 COMENTARIOS
Fernando Insúa
25 Publicaciones0 COMENTARIOS
Gabriela Serrano Soto
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
Grace Sarmiento
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
Jorge Franco
14 Publicaciones0 COMENTARIOS
Karin Centeno
45 Publicaciones0 COMENTARIOS
La Lechuza
13 Publicaciones0 COMENTARIOS
Leyla Guevara
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
Maderero del Sol
307 Publicaciones0 COMENTARIOS
Nicolás Brito Grandes
98 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ramón Sonnenholzner
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
VOZ CIUDADANA
16 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ximena Arzube
50 Publicaciones0 COMENTARIOS