Jueves, Junio 30, 2022
InicioOpiniónMaestros de la Vida

Maestros de la Vida

Cuando estudiaba el ciclo básico, fui testigo de la actitud de un profesor que me puso a pensar por muchos días, este profesor tenía fama de ser excelente y machetero, el primer día de clases ingresó al aula y ordenó: “todos saquen una hoja porque en este momento tomaré un examen”. Explicó, que lo hacía para conocer el nivel de conocimientos de sus estudiantes, después de unos largos 40 minutos recogió las pruebas y procedió a calificarlas, encontró que dos alumnos habían sacado mala calificación; entonces habló con el rector para que sean enviados a otro curso porque “esos vagos no merecían ser sus alumnos”.

Después de varios días de pensar sobre este acontecimiento llegué a la siguiente conclusión: “Un profesor para ser considerado excelente debería asumir el reto de enseñar a los alumnos vagos, porque enseñar a un estudiante brillante no tiene tanto mérito”. El profesor de esta historia no era excelente porque rehuyó a su responsabilidad y disfrazaba su mediocridad siendo machetero, prefería ser temido porque sabía, no sería respetado.

Años después pude ver ciertos casos donde familias conformadas por padres honorables tenían un hijo que tomaba los caminos de la vida alejados de la ley o de la moral. Veía que dichos padres sufrían y se quejaban diciendo: “¿por qué me sucede esto?”, o, “¿Dios por qué me castigas?”. Yo pensaba… “porque la vida es injusta”, no encontraba la respuesta, entonces recordé el caso del profesor irresponsable, de años atrás.

Ahora, cuando tengo una duda no dejo de pensar en ella hasta encontrar la respuesta, con los años aprendí que las respuestas a muchas dudas existenciales se las encuentra en los sentimientos y no en el conocimiento, con el corazón y no con el cerebro; y que el mejor momento para hallarlas es mientras se duerme o en la somnolencia natural.

Sobre la cuestión planteada, encontré la siguiente respuesta que me hizo sentir satisfecho: “Los padres somos los maestros de nuestros hijos, nuestra misión respecto a ellos es enseñarles las materias necesarias para enfrentar al mundo. A veces, cuando la Vida o Dios, considera que una pareja de esposos son buenos padres les envía un hijo que necesita de su excelencia académica”.

Tener un hijo descarriado no es un castigo, sino una tarea asignada a los padres que están capacitados para enseñar a un alumno difícil. El amor es el mejor maestro.

Publicidad

IMPORTANTE

Las opiniones expresadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente corresponden a la posición editorial de Infograma, ni representan las posturas individuales de sus participantes.

Revisa más en Políticas y Términos de Condiciones

Nicolás Brito Grandes
Nicolás Brito Grandes
Maestro electricista, montubio urbano de linaje serrano, cristiano en formación, autor del libro Supervivencia.

Más Popular

Aquí también escribe

Andrea León García
40 Publicaciones0 COMENTARIOS
Benyamira Rosales
18 Publicaciones0 COMENTARIOS
Erick Salazar Ponce
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
Fabricio Guerrero Ronquillo
17 Publicaciones0 COMENTARIOS
Fernando Insúa
25 Publicaciones0 COMENTARIOS
Gabriela Serrano Soto
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
Grace Sarmiento
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
Jorge Franco
14 Publicaciones0 COMENTARIOS
Karin Centeno
45 Publicaciones0 COMENTARIOS
La Lechuza
13 Publicaciones0 COMENTARIOS
Leyla Guevara
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
Maderero del Sol
307 Publicaciones0 COMENTARIOS
Nicolás Brito Grandes
98 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ramón Sonnenholzner
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
VOZ CIUDADANA
16 Publicaciones0 COMENTARIOS
Ximena Arzube
50 Publicaciones0 COMENTARIOS