El 4to PODER

    69
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    El 4to PODER
    Loading
    /

    TRANSCRIPCION

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Estamos con el gran Don Ram√≥n Sonnenholzner, vamos a hablar de un tema muy interesante sobre todo porque √©l, adem√°s de tener este encuentro, o esta propulsora de encuentros tambi√©n es un referente indiscutible de lo que significa la prensa en su esencia, creo que son m√°s de 30 a√Īos, Don Ram√≥n. 25. 25 a√Īos ya en la radiodifusi√≥n y qu√© mejor personaje que nos hable justamente de la prensa como cuarto poder. Pero m√°s all√° de todo, es saber si se ha desvirtuado ese poder o no, porque pareciera, pareciera que en este momento la prensa funciona, lamentablemente, como una caja de resonancia de ciertos intereses y ya no cumple ese car√°cter de denuncia colectiva y social que se representaba previamente.

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: La prensa era ese cuarto de poder, cuando recuerdo all√° por 1974, 1975, que los √≠conos de la sociedad, los due√Īos de medios de comunicaci√≥n o de las cuatro radios importantes que hab√≠an, llegaban al Club de la Uni√≥n o a cualquier lugar, y todos se paraban porque lleg√≥ Fulano et al, lleg√≥ Mengano, lleg√≥ Sontes, el due√Īo del Universo, el due√Īo del Comercio, y la gente ejerc√≠a casi una ritualidad de cortesana. En el momento de… Ese poder fue diluy√©ndose en la medida que primero se internacionaliz√≥ y tuvieron que comenzar inicialmente a trav√©s de TV Cable a competir con otros informantes en el planeta, no solo de Estados Unidos, sino te cableaban Brasil, entonces comenz√≥ a tener menos relevancia. Hasta el punto que una gran presentadora de Ecuavisa, en su momento se topa en mi casa con un ni√Īo y dice que no sabes qui√©n es, porque el ni√Īo, ¬Ņqui√©n soy yo? ¬ŅNo ves a Ecuavisa? No, yo nunca he visto a Ecuavisa, veo TV Cable. Ibas viendo c√≥mo de a poco esta figura se vive y lo vienes. La segunda, en el campo que yo me desarrollo, radiodifusi√≥n, en los a√Īos 70, 80, 90, la publicidad de los cuatro √≠conos que cada d√≠a han perdido varios, entre esos Vicente Arroba, el due√Īo de Carl, de Romero, Rodas de Cristal, el viejo Guerrero Valenzuela, eran verdaderos √≠conos. La gente los reconoc√≠a como tal. Hoy la comunicaci√≥n, de a poco eso se fue diluyendo, primero porque entr√≥ la banda ancha de FM, con muchas m√°s posibilidades de transmisi√≥n. Estoy haciendo una especie de resumen hist√≥rico. Y luego aparecen los medios digitales. Y eso diluy√≥ ese poder. Pero en el Ecuador hay un problema serio. Las radios no invierten en investigaci√≥n. Y los peri√≥dicos, salvo el Expreso, no invierten investigaci√≥n de fondo, es decir, investigaci√≥n pol√≠tica que es la que le da poder. Es decir, gastan m√°s muchos medios de comunicaci√≥n en ver las piernas de Barcelona, que en seguirle el rastro de una persona. Entonces, ellos mismos, o nosotros mismos, nos hemos ido licuando como cuarto poder del Estado. Hay una licuefacci√≥n de eso que se llamaba cuarto poder del Estado. Mantiene cierto nivel de relevancia, es importante sobre todo para la gente de relaciones p√ļblicas, referencias que aparezcan en determinados peri√≥dicos, que eran los b√°sicamente de los canales de televisi√≥n, pero cada d√≠a es menor ese valor, se refleja en varios aspectos, uno, la disminuci√≥n de consumo de papel, dos, en que sus servicios son mucho m√°s costosos que por ejemplo los servicios que te brindan las redes internet, WhatsApp, Facebook, todo, donde la publicidad es infinitamente m√°s barata, con una medici√≥n clara que tiene ese tema. Entonces se nos vuelve un problema. Las radios est√°n primero afectadas por la digitalizaci√≥n radiof√≥nica. No creo que vayan a morir, pero tenemos que entendernos en nuestro real valor. Es decir, somos peque√Īos vectores o medianos vectores del actuar social contempor√°neo.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: ¬ŅY qu√© pasa con los medios que de alguna manera participan? Y se lo digo desde mi rol como consultora. Porque a veces necesitas tomar la participaci√≥n de ciertos medios o lideres medi√°ticos para que posicionen ciertos discursos desde un ala pol√≠tica. ¬ŅQu√© pasa con esos medios que act√ļan de esa forma y que lamentablemente, en mi caso yo los uso, pero es algo inmoral o tal vez se escapa y ese poder tal vez sea metamorfoseado hacia otro lado?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Yo creo que ah√≠ se sufre, no es que se sufre, esta misma incapacidad de generar suficientes fondos, recurre y le recomiendo ver una pel√≠cula turca que se llama El vuelo del cuervo, en la cual se marca mientras hacen la transmisi√≥n de televisi√≥n c√≥mo el jefe de operaciones de las competidoras estaba chequeando qu√© dec√≠an en las cuentas WhatsApp. Es decir, c√≥mo respond√≠a el p√ļblico a esas cuentas WhatsApp. Ergo, ya las cuentas, el p√ļblico act√ļa en un escenario de poder mucho m√°s grande que el transmisor, porque se transforma en un mont√≥n de likes, no likes, cr√≠ticas, etc√©tera, que puede arribar al cuarto poder siempre y ese es el riesgo contempor√°neo. Por eso las pol√≠ticas que generaba Correo en su momento, de control de ese poder, fueron sonsas en alguna forma, porque realmente no hay tanto poder

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Y partiendo de eso, ya que usted est√° comentando eso, sin lugar a dudas, el caso Watergate marc√≥ un momento especial en la importancia del periodismo, sobre todo de investigaci√≥n. Y en ese sentido, parec√≠a que la prensa se hab√≠a estrenado en cuanto a poder, a ese poder de denuncia, sobre todo, a nivel incluso mundial. Entonces, partiendo de eso que usted comenta, en Ecuador, con las distancias requeridas, en el caso de haberlas, donde las instituciones son d√©biles, ¬ŅCu√°l es el alcance del poder de esa prensa? Porque nosotros hemos dicho en varias ocasiones que hay instituciones, o bueno, esto es algo que ahora se me ocurre conversando con usted, parece que tuvi√©ramos instituciones sin institucionalidad. Entonces, ¬Ņde qu√© forma eso pudiera mermar?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Eso es propio de una sociedad como la ecuatoriana, no es global. Yo antes hablaba de la fenolog√≠a local. Las √©lites ecuatorianas no tienen proyecto de institucionalidad. Y se lo voy a comparar con Colombia nada m√°s. No me quiero ir a lejos, no quiero hablar de… aqu√≠cito no m√°s. Si usted pone a los agremiados de la Sociedad Arrocera Colombiana y ve a la p√°gina de la Federaci√≥n de Arroceros de Colombia. El arroz no es producto de primera demanda en Colombia, como lo es en el Ecuador. Y usted ve que la Asociaci√≥n de Arroceros de Colombia lleva una evoluci√≥n brutal de gremialidad. De igual forma los cafeteros, los sembradores en Maracuy√°, hay eso que llaman la triple h√©lice. Entonces, en la medida en que, por ejemplo, hay una ruptura en aire que muchas veces ha sido manejada m√°s como una herramienta de poder para que cuatro radiodifusores reciban publicidad y se dedican a eso, a vender publicidad y a abrir un tema. O los medios de comunicaci√≥n importantes tambi√©n se han puesto al servicio del mejor postor. No van a tener institucionalidad, porque la institucionalidad siempre crece alrededor de una palabra, la √©tica o sea, sin √©tica no hay institucionalidad, vea los partidos pol√≠ticos, el reflejo en nuestra sociedad.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Y usted ha dicho algo importante ah√≠, vamos a ver si nos podemos hablar de eso. Los partidos pol√≠ticos conocemos que fueron rebeli√≥n en su momento. De hecho eran como esa contra el estado constituido y todo el tema. Y la prensa se pudo haber constituido as√≠. De hecho se dice que la prensa nace politizada en el siglo XVII. Pero partiendo de esta impronta, tal vez ese dicho de lo que nace mal se queda mal. ¬ŅSer√° que se cumple en ese sentido? ¬ŅSer√° que siempre igual es bastante idealista pensar en esa independencia de la prensa y en ese fin √©tico que podr√≠amos esperar?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Yo creo que la palabra independencia es una palabra cacareada pero dif√≠cil de generar. Los seres inteligentes somos interdependientes. Hay una interdependencia en las relaciones de la comunicaci√≥n, hay una interdependencia con el consumidor, es decir, con el lector o con una serie de cuestiones. Eso implica que haya un respeto, tiene que tenerle respeto a esas personas. La dependencia es nociva. Porque hablando en t√©rminos de ego, te vuelves esclavo. Y la independencia de demasiado amo y la soberbia es extremadamente peligrosa en cualquier cuesti√≥n. Es realmente peligrosa. Entonces para m√≠ lo importante es la interpendencia, es propio de la dial√©ctica. Aqu√≠ presento una tesis y una antitesis, pero tengo que buscar un punto justo para que los vectores se orienten a la mejor informaci√≥n. Hay que tener mucha consideraci√≥n respeto al que criticamos, respeto a la audiencia, respeto a diferentes cuestiones que a veces se van del hilo, porque una sociedad donde los medios de comunicaci√≥n terminan siendo chantajeados por la mafia, es complicado existir. Ah√≠ es una derrota √©tica que le acabamos de sufrir con un medio de comunicaci√≥n importante que termin√≥ haciendo un acta transaccional con un delincuente, que lo no ha ido a tocar. Eso me duele porque en esencia es una derrota de lo fundamental en esta actividad, que es la investigaci√≥n.  Y hay que tener para hacer eso bastante valor. A veces hay quienes son suicidas. Tiene usted el caso de Villavicencio, que en paz descanse, que quiz√°s fue al otro extremo, a la independencia de criterio y termin√≥ en alguna forma, se estrell√≥ y el otro los dependientes, los que dependen de la publicidad que les llega, si no, no hablan de acuerdo al hecho, ah√≠ es una relaci√≥n muy importante comprender.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Reporteros sin fronteras es un movimiento, fundaci√≥n, un grupo, un espacio en donde creo que se puede hablar de esa interdependencia un poco. Y partiendo de eso, le quiero citar algo que tengo en mis apuntes. Creo que todos recordamos lo que pas√≥ en TC luego de la toma de rehenes, que definitivamente marc√≥ un antes y un despu√©s en la manera en la que el Estado se puede comportar o actuar luego de una cuesti√≥n tan complicada como esa. Y lo que dice Reporteros Sin Fronteras es que en zonas fronterizas, como las provincias de Esmeraldas y El Oro, as√≠ como en los puertos donde operan c√°rceles, el reflejo de autocensura es cada vez m√°s generalizado en los periodistas locales, creando agujeros negros de informaci√≥n en varias zonas del pa√≠s. Y en ese sentido: ¬Ņqu√© efectos puede tener o no la delincuencia organizada sobre el ejercicio de la prensa libre?

    Ramón Sonnenholzner Murrieta: Definitivamente que es un vector el poder de guerrilleros, de narcotraficantes que influye en la autolimitación, porque una cosa es tener una discusión política con un ser en la cual hay una denuncia y entra en el proceso de la legalidad y el otro opera muy distante, eso es el legítimo tener miedo. Entonces ahí en esa legitimidad del temor uno puede terminar autocensurado o saber jugar las fichas para moverse. Algunas periodistas importantes que estuvo en nuestro medio, terminó desplazando de seguir a vivir en Estados Unidos. Eso es propio decir, este no es mi lugar y eso es legítimo. Pero el que se mete en esta faena, tiene que tener claro que audacia es el juego.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Hay un nuevo t√©rmino que ha emergido ahora que es el clickbait, es esto de estar constantemente simplemente escapando, saliendo, haciendo spam en medios. Y m√°s que spam es como cuando estamos viendo la televisi√≥n y cambiamos, zapping, zapping, zapping, zapping. ¬ŅDe qu√© manera esta inmediatez, que sin lugar a dudas nos llega cada vez m√°s atractiva y adem√°s m√°s accesible, es yo puedo enterarme de algo en 14 segundos y ya no en una hora 30. O puedo contar algo de manera seriada y ya no en un solo episodio lo suficientemente largo para abundar la estructuralidad de un tema. ¬ŅDe qu√© manera esto puede lesionar la calidad de la investigaci√≥n o no solo la calidad de la investigaci√≥n sino la iniciativa de investigar?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Yo creo que Bauman lo se√Īala con claridad cuando nos habla de los tiempos l√≠quidos. S√≠, s√≠, ya lo contest√≥ mi mujer. Yo. S√≠, Bauman, fil√≥sofo germano polaco, dec√≠a que eran tiempos l√≠quidos y ten√≠amos una velocidad, pero esta d√©cada, la del 20 y fines de la d√©cada que entramos al 30, y la del 20, ha ido a un espacio de lo gaseoso, en el sentido que todo se volatiliza. La informaci√≥n se consume tan r√°pido que se pierde la memoria. Y al no haber memoria ya no hay informaci√≥n, se muere la informaci√≥n. Entonces ahorita.¬ŅQu√© ves en la misma pel√≠cula? La competencia por el rating. No importa inclusive a veces los medios se vuelven prensa amarilla porque necesitan es vender, porque los mide el mercado, no por la calidad del producto, sino por el volumen de sinton√≠a. Y cuando t√ļ tienes eso, est√°s para un problema m√°s serio. Yo personalmente, como comunicador, siempre me exijo que mi p√ļblico escuche cosas no tan breves y razonadas, pero eso es nuestro mercado, eso es un segmento peque√Īo de la sociedad que alcanza a escuchar ese tema. Luego la mayor√≠a es masa, la definici√≥n de masa de Ortega y Gasset cabe en este lugar como el concepto de la comunicaci√≥n m√°s media, me explico, ese m√°s bien de masa, media medio, medio para llegar a la masa. Y ese bombardeo usted no va a romperlo con facilidad, porque es un bombardeo que existe hoy m√°s breve. Antes era m√°s l√≠quido y antes fue mucho m√°s s√≥lido, pero siempre era un bombardeo a la masa. Desde que la comunicaci√≥n se expandi√≥, que la imprenta comienza a operar en 1492, en 1500 y pico se escribe esa obra de Erasmus de Rotterdam brutal en la cual √©l se√Īalaba los defectos de la iglesia y fue un esc√°ndalo pol√≠tico el diablo porque afectaba a lo que era esa √©poca la estructura del poder de una iglesia centralizada. Entonces ese tipo de cuestiones y Lutero, a trav√©s de la misma prensa, porque la palabra prensa viene de la prensa de Gutenberg, de aplastar y generar unos caracteres. Imprimi√≥ una velocidad de la comunicaci√≥n grande que comenzamos a ir, usted asocia la prensa como vital porque en 1600 la transformaci√≥n, de, c√≥mo se llama, de Inglaterra a una forma de monarqu√≠a democr√°tica se dio gracias a la prensa. Luego, igual, a trav√©s de la prensa y la informaci√≥n escrita, porque no hab√≠a otra forma, y la teatralidad que ten√≠a menos peso, que la prensa en ese momento cre√≥ una revoluci√≥n francesa. Entonces, el papel fue lo que imprimi√≥ toda una serie de procesos m√°s acelerados en la historia de la humanidad.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Pero pareciera que es casi imposible hablar de un siguiente Lutero. ¬ŅC√≥mo poder encontrar esa auto convocatoria y esa mea culpa social, porque no es algo necesariamente que viene de la prensa? ¬ŅY c√≥mo encontramos a ese Lutero?

    Ramón Sonnenholzner Murrieta: Hoy en las transformaciones del universo ya no se citan nombres. Hay un poder intrínseco hoy día por ejemplo, en la gente que fue a la agenda de la sociedad y los periódicos a través de internet. Quizás la agenda le está fijando, hacia alguien que quiere ver el mundo de esta forma y logra vender sus ideas en el mundo de tal forma que transforman las medias. Mire cómo la nueva forma de mirar y cómo va siendo la lucha que hay en este momento entre las corrientes de género y no género, encuentran una lucha en las redes más que en los periódicos. Y en esa lucha las redes han hecho un avance muy grande, es decir, los más conservadores se están virando la torta, vean lo que está pasando en este momento en El Salvador, lo que está pasando en Argentina, o sea, estamos abortando un modelo que en su momento tuvo un crecimiento por una nueva forma o corriente de información que no se sabe cuál es el origen. Es decir, antes las cosas llevaban los nombres de sus inventores, hoy las cosas llevan los nombres de las empresas, de las corporaciones. O sea, en Google no sabemos quién es el que está manejando el mensaje, es Google. La marca está encima de la persona. Los desarrollos tecnológicos, como por ejemplo la vacuna del VIH, fue dado por unos investigadores, pero los nombres fueron relevantes porque le dieron un premio Nobel, pero no se transformó en la marca del producto. Entonces, eso que usted va a ver ya no se permeabiliza por liderazgos caudillistas, sino por liderazgos de la misma más media y de las mismas clases medias que empujan un cambio.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Y podr√≠a ser muy complicado y sosteniendo esta tesis bien puesta que usted ha dicho en toda esta interlocuci√≥n de estas instituciones sin institucionalidad, por la falta de √©tica, la falta de reconocimiento y desconocimiento de otras cosas. Podr√≠amos hablar de una pluralidad editorial en el ecuador, es decir, podr√≠a existir entendiendo la pluralidad como lo que es, es decir, una diversidad de cosas a partir de una expresi√≥n que viene seguida de un manual de un manual de estilo. ¬ŅPodr√≠amos hablar de una pluralidad editorial?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Hay tendencias, cada uno de acuerdo a sus modelos. Hace 50 a√Īos cuando la discusi√≥n pol√≠tica era entre comunistas, liberales y conservadores, y ah√≠ se reundaban, hoy aparecieron los ecologistas, los feministas, hay demasiadas corrientes. Y esas corrientes cada una tienen un discurso y en algunas de esas varios discursos. Lo √ļnico donde se ve homogeneidad es en los propietarios de los partidos pol√≠ticos. Pero la sociedad en s√≠, responde a intereses diversos. Segundo, cuando usted analiza y ve la influencia, el pensamiento plural o singular de los ecuatorianos, es muy pobre porque no estamos formando una √©lite. No tenemos una universidad que est√© generando, a mi modo de ver, a mi juicio, una masa cr√≠tica poco temerosas para poder enfrentar y usar esas herramientas. Porque la comunicaci√≥n es solo una herramienta. Percibes el medio, es exactamente igual que el dinero. Los medios son solo medios para que comuniquemos ideas. Como el dinero, la gente cree que el dinero existe, es una falsedad. Es una herramienta que invent√≥ el hombre para darle circulaci√≥n a su econom√≠a. Eso se llama medio circulante. No tiene otro nombre, no es que en s√≠ tiene un valor, ese papel se puede depreciar, rara vez se aprecia. Entonces, en ese marco tambi√©n la palabra se va apreciando o depreciando. Ah√≠ viene el riesgo que juegan todos los actores de la comunicaci√≥n. Pueden estar vendiendo mucho, pero no es cre√≠ble.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: ¬ŅY qu√© nos est√°n vendiendo? Porque, por ejemplo, hace much√≠simo tiempo, ya hace un a√Īo, y esto es una infidencia, cuando yo entr√© a RTP, en alg√ļn rato hablamos con don Ram√≥n y le comentaba yo, y planteo esta duda nuevamente, porque creo que es importante que usted que nos est√° escuchando del otro lado la pueda conocer. ¬ŅQu√© pasa con esos seguimientos? Por ejemplo, ya nadie habla, por ejemplo, de como ven√≠a consulta popular, no hablamos de ‚ÄúMet√°stasis‚ÄĚ. Y como estaba ‚ÄúMet√°stasis‚ÄĚ, no hablamos de, por ejemplo, lo que pasa en asamblea. No hablamos del pacto. No hablamos de Kronfle, como por ejemplo defend√≠a y luego no defend√≠a a la fiscal y todo eso parece que se queda en un anuncio medi√°tico pero el seguimiento se ha perdido ¬Ņpor qu√©?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Por lo que le dije, tiempos gaseosos. ¬ŅCu√°ntos parlantes hay hoy en d√≠a hablando? Nosotros estamos en una radio que tiene una sinton√≠a de un alcance de X por ciento de la poblaci√≥n, pero nosotros no somos los √ļnicos. Entonces diluye, antes estaba concentrado, era s√≥lido. Tres canales de televisi√≥n, ocho estaciones de radio y es terminada todo el juego. Y cuatro peri√≥dicos, dos en Quito y dos en Guayaquil. Ah√≠ terminaba el juego. Hoy d√≠a, primero que hemos producido harto periodista que se ha inventado su forma de comer. Hay 100.000 canales digitales. Todo depende de qui√©n le pega a esa idea y hace tendencia. Entonces, las tendencias ya no est√°n fijadas por los reyes pasaron a ser solo se√Īores feudales. Hay una emergencia de una… voy a determinarlo de una forma bastante… Como en la revoluci√≥n francesa, emergieron los burgueses: son los peque√Īos periodistas que hacen periodismo todo el d√≠a y que venden publicidad, que venden publi-reportajes, unos chantajean, tiene toda esa estructura, se repite lo mismo. Lo que hac√≠a el rey tambi√©n, chantajeando a trav√©s de sus medios de comunicaci√≥n para que le den grandes contratos del Estado, algunos lo hac√≠an, no todos. Pero es lo mismo en una nueva burgues√≠a. Han muerto los reyes, ha emergido una burgues√≠a comunicacional que es precisamente esa masa de periodistas que existen en el Ecuador y en otros pa√≠ses del mundo. Y los que tampoco son periodistas, sino que aprendieron a trav√©s de llamarse influencers o generar un mercado potencial. O sea, qui√©n le gana‚Ķ ¬ŅHogar le ganar√° a las influencers de la moda? No. Una influencer de moda tiene 300.000 seguidores a costo cero. No tiene que imprimir papel, no tiene que manejar nada, no tiene que manejar fot√≥grafos, no tiene nada que hacer. Ella misma lleva la fotograf√≠a, va a la fiesta y la transmite. Lo mismo pasa en todo el campo. Entonces, en la medida en que los reyes se han desplazado a se√Īores feudales, ha emergido esta nueva burgues√≠a. Obviamente, econ√≥micamente, en muchos casos sigue siendo proletaria, pero intelectualmente se transforma en una m√°quina de poder. Peque√Īita, pero de poder.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: ¬ŅY entonces qu√© poder tiene? Porque pareciera que ese poder tambi√©n ha pasado de degradaciones de distinto tipo por todo el pasaje que usted nos est√° haciendo. ¬ŅQu√© poder tienen ahora? Porque entendemos que el poder de la investigaci√≥n no es algo que seguramente ostenten. Entendemos, o si lo ostentan es de un lado que de alguna forma los sostiene desde otro piso. Entonces, ¬Ņcu√°l es el poder de la prensa hoy? ¬ŅSon el cuarto poder a√ļn? O son un poder que se sostiene de otros poderes. ¬ŅSon un sub-poder?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: El poder de comunicaci√≥n sigue siendo el primero, pero ya no le pertenece a cuatro personas. Vuelvo, bajaron de monarcas al nivel de se√Īores feudales. Pero hay una serie de caballeros y damas que juegan el papel en alguna forma y√©ndonos al medioevo de los caballeros, ¬Ņc√≥mo se llama esto? Los caballeros de… Ay… de los caballeros del mundo feudal, o sea, gente que anda en su propio caballo y hace su universo propio. Eso los hac√≠an y ten√≠an su poder en su se√Īor√≠a, como cualquiera de estos periodistas peque√Īos, que el se√Īorea est√°n en ellos, no tienen una corporaci√≥n, no tienen empleados.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: ¬ŅY habr√° un despertar?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: ¬ŅDespertar de qu√©? Hay un despertar en la comunicaci√≥n, hay demasiada gente haciendo comunicaci√≥n. Yo he podido vivir el proceso de los 25, ya son 27, comenc√© en 1998 en radio Sucre, son 25, 25, 26. S√≠, ese fue mi primer trabajo por una coincidencia, una simple coincidencia de ir a construirle algo a mi amigo, el se√Īor Arroba, y me dijo un d√≠a, no ten√≠a invitado, si√©ntate, y le gust√≥ y de ah√≠ comenc√© a trabajar en radio. No era un… Entonces, ese poder que lo ve√≠a lo fueron perdiendo en el tiempo. Una campa√Īa pol√≠tica cuando en el a√Īo 96 uno de los grupos de poder le pag√≥ a una radio m√°s de un mill√≥n de d√≥lares. M√°s de un mill√≥n de d√≥lares. Llevaba valor presente. Eso llevaba valor presente como que alguien invierta tres millones de d√≥lares en una radio a este momento. Eso era una cifra que hoy d√≠a nadie alcanza ni como chantajista.

    Pamela León Andriuoli: Como el acuerdo transaccional, como lo que usted mencionaba hace poco.

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Es que esas transacciones m√°s obedecen a la autocensura, al temor de los costos emocionales de un juicio nuevo. O sea, de tener que enfrentar siempre estas cosas, se va perdiendo un poco el tema y se vuelve uno temeroso, hay que ser respetuoso del otro. A veces uno es cr√≠tico y yo he sido cr√≠tico. A veces hay razones fam√©licas para romper en el campo √©tico. De hecho, desde el derecho romano se contemplaba el derecho familiar como una forma vital, que es de comer. Yo entiendo un periodista que tiene una angustia que rompe fam√©licamente. Obviamente no comprendo por qu√© alguien tiene que recibir tanto dinero por hacer una campa√Īa pol√≠tica que no ameritaba eso, sino porque era monop√≥lico el negocio. Usted puede hacer una cr√≠tica ah√≠, tiene 100 radios, contrata a una legi√≥n de tuiteros que existen y usted destruye el argumento del opositor.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Ahora parece que fuera al rev√©s el tema de destapar cuestiones que puedan ser de alerta social. Por ejemplo, hablamos hace un momento de Watergate, en donde claramente hubo una intenci√≥n de parte de, ni siquiera de la sala de prensa, sino de dos periodistas que incluso haciendo contra a cualquier cosa, fueron a investigar a la Casa Blanca. Pero ahora lo que vemos, o lo que veo en el ecuador, y no s√© si usted coincida conmigo, es que ahora es la fiscal√≠a, en este caso, quien proporciona los espacios de discusi√≥n para los medios. Es decir, no veo un medio con esa sagacidad y valent√≠a de ingresar a los poderes del Estado y destapar. Ahora es los chats de ‚ÄúMet√°stasis‚ÄĚ.

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Yo creo que hay dos medios que s√≠ lo hacen y lo han hecho con m√°s de otros medios digitales que han hecho investigaciones como Plan V, otra gente, existe gente seria como Diario Expreso que invierte en investigaciones y ha hecho muchas cosas que no las ha fijado el fiscal, la fiscal√≠a. No olvidemos que existe, son excepcionales. En radio no existe un departamento, no conozco ning√ļn colega que tenga un departamento de investigaci√≥n para hacer algo as√≠. A m√≠ me encantar√≠a hacerlo, pues es muy costoso. ¬ŅS√≠ me explico? Es costoso y expone m√°s. Entonces consumimos informaci√≥n que nos proporciona no solo la fiscal√≠a, la chismograf√≠a, el informante que tiene metido en el Congreso, en la Asamblea, en un lugar, y con esas herramientas se trabaja. Pero hoy en d√≠a la prensa siempre va por detr√°s del informante twitter, siempre va por detr√°s. Adem√°s que la noticia, a veces cuando usted y yo hacemos radio, estamos leyendo las noticias ayer. Es m√°s, yo usted sabe quebusco en el pasado para recordar la memoria, que no nos olvidemos del pasado, pero si no nos olvidamos, nos olvidamos y vamos santificando porque este pa√≠s una persona que fue acusada, quien aprecio adem√°s, pero no puedo ponerle el ejemplo, de una operaci√≥n en la √©poca de Febres-Cordero fug√≥ a Estados Unidos, varios. Y amigos m√≠os, queridos amigos m√≠os, se fueron a Estados Unidos, regresaron, y hasta candidatos a la presidencia fueron. Me explico, o sea, la memoria no funciona. Y peor ahora, con la velocidad de la informaci√≥n. ¬ŅCu√°ntas noticias? Lo √ļnico que se repite son ciertas cuestiones. La queja de los agricultores, que depende de la √©poca lluviosa y sequ√≠a y el precio, esa es una noticia repetitiva, la queja fundamental de los bananeros. Y de ah√≠ todo lo dem√°s, una tragedia monta sobre otra. Yo recuerdo, en la √©poca s√≥lida, yo era propietario de una instituci√≥n financiera y su l√≠der. Y alguien publica en el diario El Extra: Banco del Tungurahua en eminente peligro de quiebra. Pum. Y ah√≠ esa es una descripci√≥n. Me asust√©. Y llam√© a un querido personaje de esta sociedad. Adem√°s, yo le dec√≠a a t√≠o Edmundo Duran D√≠az. Y digo, ¬Ņme pasa esto? Y dijo, deja que la siguiente ola llegue y no hagas ruido, ni reclames. Qu√©date tranquilo porque la siguiente ola tapa la otra ola, van muy r√°pido las olas. Eso me lo dijo en 1983. Ahora la velocidad de una ola tapa la otra en una forma terrible. Segundo la sociedad ha perdido ese pudor fundamental que antes ten√≠as verg√ľenza si te hac√≠an, hoy d√≠a, caretuko, me explico, caretuko, sostengo mi verdad a base de tuquismos y en tuco la sociedad. Ese es el nuevo m√©todo. La gente, una sociedad donde se ha perdido el valor de lo √©tico, donde se ha perdido el pudor, es complicado. La informaci√≥n pierde hasta importancia.

    Pamela Le√≥n Andriuoli: Y c√≥mo, ya creo que para ya la √ļltima pregunta, no es un escenario tan alentador, sobre todo por lo que el contexto la envuelve, por todo lo de la inmediatez, la falta de √©tica, esa falta de convocatoria. ¬ŅDe qu√© manera se le puede devolver? ¬ŅO s√≠ deber√≠a cambiar la deontolog√≠a period√≠stica? Tal vez no es un tema conservacionista del periodismo, debe ser. ¬ŅSino que tal vez ahora debe cambiar esa deontolog√≠a?

    Ram√≥n Sonnenholzner Murrieta: Es dif√≠cil generar una concepci√≥n de cambio de lo √©tico. Dif√≠cil porque ya no son los periodistas solos los que influencian en el manejo, ya la informaci√≥n no puede ser dirigida. Antes la dirig√≠an los medios, la fijaban ciertas agendas en los a√Īos 70, en la √©poca de la guerra de los 7 d√≠as. Yo ten√≠a a mi t√≠o Reynaldo que era amigo del de la agencia de la TAS y de la UPI. Los dos iban a la casa de mi t√≠o Reynaldo y yo ve√≠a los dos boletines. Era peque√Īo, pero siempre me ha gustado leer. Y aqu√≠ sent√≠as que la guerra le iba ganando el uno y el otro perdiendo. Pod√≠as encerrar a una poblaci√≥n. Ya no la puedes encerrar. Hay un sat√©lite que va por arriba transmitiendo todo tipo de informaci√≥n. Ya tenemos inclusive, va a producirse una desmonopolizaci√≥n de la transmisi√≥n de datos, en el sentido Elion Musk tiene en el aire puesto ese sat√©lite y te mueve este nuevo, con una antenita, vas a actualizar la informaci√≥n que quieres por un costo √≠nfimo. En cinco a√Īos eso va a costar muy poco, cualquier persona va a tener acceso a ese tipo de cuesti√≥n y ah√≠ se debilita a√ļn m√°s la informaci√≥n. Los que van a tener el control sobre la informaci√≥n no son los periodistas. Y vea la jugada que hizo uno de estos due√Īos de esta por el que se ha comprado de Washington Post por 70 millones de d√≥lares. Una empresa que val√≠a cerca de mil millones de d√≥lares su valor de bolsa a√Īos atr√°s. Se devalu√≥ econ√≥micamente, lo usa, seguramente para usarlo como marca para mandar informaci√≥n. Pero ya el veh√≠culo no es el papel, es la red. Ellos son los nuevos zares de la comunicaci√≥n. El que no evoluciona eso no comprendido el mundo contempor√°neo. Ellos son los nuevos zares de la comunicaci√≥n.

    Pamela León Andriuoli: Muchas gracias, don Ramón. Excelentes reflexiones. Yo creo que a todos nos ha dejado una idea en qué pensar cada vez que leamos un periódico.

    Ramón Sonnenholzner Murrieta: Bueno, agradecido por esta linda entrevista, ha pasado el tiempo y ni me hago cuenta. Hoy usted ha sido la que me ha entrevistado, yo normalmente trabajo con usted haciéndole preguntas para que dé respuestas, pero bueno, al revés, ya va a tener que hacerme alguna vez una entrevista en la radio.

    Pamela León Andriuoli: Es verdad. ¡Encantada!