Encuestas: ¿Quién hace trampa?

    32
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    Encuestas: ¿Quién hace trampa?
    Loading
    /

    TRANSCRIPCION

    Benjamín Villagrán Müller: Estamos con Pablo Ramírez Aristizábal. Hoy día vamos a conversar sobre la importancia de las encuestas de opinión y cómo nos afectan sin nosotros saberlo. Que hay alguien que las elabora, alguien que las lee y nosotros apenas nos enteramos de que eso ocurre, porque muy pocos de nosotros estamos leyendo encuestas de opinión. Cuando yo estudié en la universidad, mi profesor de estadísticas me dijo que habían grandes mentiras, pequeñas mentiras y estadísticas. ¿Cómo entra eso aquí, Pablo? Las estadísticas son efectivamente unas mentiras cuantificadas.

    Pablo Ramírez Aristizábal: No, no, no son unas mentiras. La estadística es una ciencia y como todas las ciencias tiene también sus pro y sus limitaciones, o sea, tiene sus ventajas y sus limitaciones. Son una herramienta al final del día y es deber nuestro, primero como profesionales, ver qué uso le damos a la herramienta y segundo también como ciudadanos informados, tener un conocimiento de cómo leer una, cómo leer un resultado que ha sido planteado por esta herramienta. Sobre todo los medios de comunicación tienen que ser más responsables en el momento de comunicar los resultados de diversos estudios. Y no es sólo en política, es a nivel de medicina, a nivel de la parte de la sociología, o sea, en diversas áreas de las ciencias se utiliza la estadística y realmente ha tenido resultados positivos. El tema es el uso que le damos a ella y la interpretación que tenemos de los resultados.

    Benjamín Villagrán Müller: O sea, el asunto consiste en que cuando nosotros estamos preguntando la opinión de la gente con respecto a temas que son más que nada de carácter subjetivo, porque en definitiva la cosa política tiene que ver mucho más con las emociones que con otro tipo de cosas, ¿no? La opinión política de las personas, digo. Entonces, hay una parte de la población que tiene definidas sus preferencias, como esto de que hay gente de Barcelona, gente de Liga, pero todos somos de la camiseta de Ecuador, ¿no? Ahora, el asunto consiste en que cuando se define una encuesta, hay unos conceptos que son un poco extraños para el común de nosotros. Por eso el porcentaje de confianza, un 95% de confianza con un error del 3%. Y ahí ya…Y después cuando salen los resultados dicen en las radios, estás dentro del margen de error. ¿Qué nos están diciendo ahí, los que leen las encuestas por el lado de las comunicaciones?

    Pablo Ramírez Aristizábal: A ver, primero habría que entender que la encuesta es una metodología dentro de la ciencia de datos, dentro de la estadística, es una forma de realizar un estudio. Hay diversas metodologías, diversas herramientas, podríamos llamarlo para evaluar lo que tú acabas de decir, la opinión pública. Tenemos estudios cualitativos, dentro de los estudios cualitativos tenemos los grupos focales buscan un poco explorar esos insights, esas cuestiones un poco más profundas que no puedes evaluar en una encuesta. Entonces, es importante entender qué te puede arrojar cada estudio, qué resultados te arroja. Una encuesta cuando quieren decir, estamos midiendo el sentimiento ciudadano, una encuesta es poco probable que te arroje un resultado de eso. Empecemos que la encuesta es cuantitativa, a través de diversas variables que se están investigando, resultados numéricos, por decirlo de alguna forma, que se pueden cuantificar de una muestra. Este, entonces medir un sentimiento a través de esta herramienta es poco probable que sea. Eso, eso, primero la encuesta también es declarativa, eso es importante tenerlo claro. Yo expreso algo. Entonces, en el momento que lo expreso, lo declaro, hay una serie de filtros que influyen en la respuesta de la persona que está siendo estudiada, del objeto de estudio. Entonces, también influye sobre esto, todo esto hay que contemplarlo. Y el que tú mencionas, el margen de error, es uno de los varios errores que presenta en este tipo de estudio. Presenta muchos más, por si acaso. Entonces yo creo que primero hay que ser conscientes de las limitaciones que tiene la herramienta, las ventajas que tiene la herramienta. Para empezar, se habla mucho de que las encuestas vienen fallando más ahora que en años anteriores. Y eso no es así. Hay estudios que se han hecho de revisar encuestas desde 1985, más o menos. Ya te digo exactamente quién es el nombre. Este aquí está. Por ejemplo Jennings y Christopher, realizaron un estudio de 26.971 encuestas que ocurren 338 elecciones en 45 países durante más de 70 años y lo que ellos se dan cuenta es que los errores que se han cometido durante todo este tiempo durante todos estos estudios son similares a los de la actualidad. Entonces el primer error que fue famoso en las encuestas se publicó hace 80 años en una encuesta que no demostraba la ventaja que tenía Roosevelt frente a Langdon, que era de 38 puntos. Decían que la diferencia era mucho menor. Entonces este fue uno de los primeros errores que teníamos. Entonces los errores de las encuestas vienen cometiendo, o sea, hace mucho tiempo atrás, este tipo de errores. Pero una de las cosas que ha hecho la estadística es revisar estos errores y buscar formas o metodologías que permitan minimizarlos poco a poco. Pero a medida que se van subsanando unos, van descubriéndose otros también en la metodología. Entonces la metodología es importante entender, tiene limitaciones, por lo tanto los resultados también. Y creo que el problema es la espectacularización o la forma en que hemos tratado de hacer de las encuestadoras o de estos estudios oráculos, lo cual no son. La encuesta generalmente no es un estudio predictivo. Es un estudio que muestra una situación en un momento dado, es una fotografía del momento. Entonces si te das cuenta cuando hablan por ejemplo de encuestas electorales en muchas ocasiones empiezan a hacer estudios tres meses, dos meses antes del día de las elecciones y los medios y las encuestadoras comienzan a tener un rol como le llaman de carrera de caballos cuál es el candidato ganador. Entonces en este momento no se contempla, o sea, de pronto los encuestadores lo contemplan, los medios no lo expresan o los encuestadores tampoco lo expresan con fines comerciales de una distancia psicológica. ¿Qué quiere decir esta distancia psicológica? ¿Cómo pienso yo hoy frente a lo que va a suceder dentro de un mes o dos meses que son las elecciones? El yo de este momento es diferente al yo dentro de dos meses por lo que pudo haberse sucedido, por lo que he visto, por la información que he consumido. Entonces, mi decisión hoy no va a ser la misma dentro de dos meses. Entonces, cuando comienzo a hablar de eso dice tal candidato o el candidato a tienen 50 por ciento de intención de voto y el candidato de tiene el 40, el candidato tiene el 10. ¿Qué pasa si en estos dos meses aparece un candidato nuevo? Eso me mueve los resultados de este encuesto cambia totalmente la dinámica y la forma del estudio, entonces cambia los resultados y eso hay que contemplarlo. Vimos en una campaña por lo que pasó de Villavicencio, es un evento que conmociona a la sociedad y eso genera un cambio importante en la opinión pública. Entonces los estudios previos al asesinato de Villavicencio no demuestran la realidad del día de la elección. Entonces uno no puede confundirse con eso tiene que tener claro que una encuesta y eso es una de las cosas que se critica en Ecuador. El tiempo de anticipación, el tiempo que hay que hay una veda electoral, hay un tiempo en que no se pueden publicar encuestas antes del día de las elecciones. Si no recuerdo mal es una semana. Entonces durante una semana antes de las elecciones no se pueden publicar encuestas. Entonces las encuestas que tenemos conocimiento, el público en general, es de un mínimo de una semana antes. Si tú contemplas el tiempo en que se levanta el estudio, el tiempo en que se sistematizan los datos, ponle que por más eficiente que sea la encuestadora, sea de dos, tres días. Tú estás hablando de un periodo de casi diez días antes del día de la elección, el último resultado que se ha publicado. Y en esos diez días hay un grupo de indecisos, hay acontecimientos, hay información porque los candidatos no dejan de hacer campañas. Generalmente no se respeta la veda electoral con el objetivo de que el ciudadano medite su voto. No viene información de las redes sociales. Seguimos siendo bombardeados por información. Entonces eso puede contribuir a un cambio en la decisión del electorado, de la opinión pública. Y por eso los resultados pueden en ocasiones no coincidir. Mira que digo coincidir y no predecir, por si acaso, no coincidir con los resultados de la última encuesta que hemos estudiado. O sea, para que un resultado de días de anticipación coincida con las elecciones, tiene que darse ciertos factores como que no hayan grandes cambios o movimientos en la opinión pública o acontecimientos que la muevan para que coincidan estos resultados.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora lo que normalmente uno escucha por la prensa y por la prensa principalmente es de que es cierto, o sea, una encuesta es una foto de un momento y ese momento puede cambiar radicalmente porque hubo un hecho que conmocionó la opinión pública y la opinión mayoritaria giró en otro sentido. Ahora, normalmente lo que se habla son de tendencias, no? O sea, tengo una encuesta A, una encuesta B y en el tiempo van marcando una tendencia de crecimiento o de disminución respecto de, por ejemplo, la aprobación de una persona en un cargo público o el rechazo que genera. Entonces, lo que sí es posible inferir es si la tendencia a través de una campaña electoral, por ejemplo, va al alza de un determinado candidato o candidata es posible, hay una posibilidad importante, no voy a decir probabilidad, una posibilidad importante de que esa persona termine la carrera en una posición X o Y. Ahora, el problema consiste en que tú haces los análisis de tendencias y lo que ha ocurrido incluso desde antes de la pandemia es que los resultados finalmente han sido super super diversos, no solamente en Ecuador, esto a nivel terraqueo en todo el planeta, pero principalmente en occidente, han habido sorpresas muy muy importantes al respecto. Ahora, una de las cosas que he escuchado, que se ha planteado al respecto, es de que los instrumentos de medición no están midiendo adecuadamente a las nuevas generaciones. O sea, en otras palabras, no sé si son las preguntas que se hacen o la forma en que estas preguntas se hacen o los canales por qué estas preguntas se transmiten al encuestado. En algún punto de la cadena, algo pasa, teóricamente, que se obtienen respuestas que no se condicen con la foto que queríamos tomar. Entonces, esa crítica yo he escuchado, no sé si tú la compartes en alguna proporción, no sé si es válida esa es la crítica.

    Pablo Ramírez Aristizábal: Lo primero, lo primero es que no, no, no, cuando uno revisa estudios, que es como que te comenté hace poco, que revisan las encuestas y los resultados los resultados electorales, te das cuenta que el número de encuestas que se equivocan, o sea que es que no que se equivocan, el número de encuestas que no predicen el resultado electoral es similar al de años anteriores. Hay otra cosa. Se han percibimos que se equivocan malas encuestas hoy en día porque hoy en día se publican más, la gente tiene más acceso a los resultados de encuestas, hay mayor difusión de estas, se han vuelto ya un consumo, se ha vuelto un producto comunicacional más que un producto de estudio en época de elecciones por parte de los medios. Entonces también al haber tanta gente, se han multiplicado ciertas encuestadoras que a lo mejor no son muy rígidas con la metodología. Entonces pueden generar ciertos productos que ya no son tan confiables. Entonces hay mucho blog de encuestas que se crean que ni siquiera se hacen, sino que se publican resultados para tratar de generar una tendencia. Entonces cada vez vemos ese tipo de cosas. Hoy en día hay candidatos o políticos que dicen quiero subir mi nivel de popularidad y publican una encuesta falsa, con la intención de tratar de influir en la opinión pública. Entonces uno dice, esta encuesta se equivocó. Para empezar eso no es una encuesta. Eso es una publicación que ha hecho un candidato imitando el resultado de una encuesta, tratando de falsear un resultado de la encuesta. Entonces, desde ese punto de vista, esa encuesta no se ha equivocado. Simplemente no es una encuesta. Y eso.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora, a ver, yo entiendo eso, pero también entiendo que en el campo este de las encuestas hay como bastantes posibilidades, ¿no? Por la metodología que se emplea, por el tamaño muestral. Entonces, hay un universo, hay encuestas que se publican incluso de carácter hasta semanal en algunos países estimando la popularidad del primer mandatario o su rechazo y de su cuerpo ministerial. Hay encuestas que se hacen a nivel territorial, de forma presencial, siguiendo un sistema de selección al azar, etcétera, etcétera, siguiendo una metodología que… Entonces, esas se hacen una vez al año, algo así. Y hay otras entre medio que se hacen por teléfono, por internet, en fin. Ahora, lo curioso de estas encuestas, de estas encuestas que tienen estas metodologías tan diversas y que tienen tamaños muestrales tan diversos, es que siempre te plantean un porcentaje de error del 3%, o el 5%, y tú dices, wow, se van a equivocar pero por poquito. ¿Qué significa eso, digamos?

    Pablo Ramírez Aristizábal: A ver, para empezar, es lo que tú dices un poco. Nosotros estamos haciendo el estudio de un universo, es decir, la población de todo el ecuador. Para ya hablemos el caso de una elección a presidente. Nuestro universo son las personas que votan. Y que están en que van que probablemente van a votar el día de las elecciones. Eso incluye el voto opcional de las personas de 16 hasta los 18 años y el voto obligatorio de 18 hasta 65, creo, habría que revisarlo. Entonces hay una hay una obligación del voto. Por ejemplo, ahí tienes una gran diferencia con países como Colombia, Estados Unidos, Inglaterra, donde el voto es optativo. Creo que en Chile también es opcional, es un voto obligatorio. Estoy confundido.

    Benjamín Villagrán Müller: En Chile hace dos años que se hizo obligatorio, pero estuvo casi 20 años voluntario.

    Pablo Ramírez Aristizábal: Exacto, entonces eso contempla otra forma de realizar el estudio. En Ecuador casi casi tú vas a alguna casa y las personas que entrevistas tienen que votar. En Chile, en Colombia tienes que coger el padrón electoral, ver si esta persona se ha registrado para votar, ubicarlo, o sea, es un poco más complejo. Esta diferencia ya de por sí genera un margen de error en la metodología, porque esa persona te puede decir es uno de los problemas que presenta las encuestas. Yo te digo, sí, voy a votar en dos meses, pero sucede que en dos meses se me dañó el carro, me enfermé y no puedo ir a votar y respondió una encuesta. Entonces, en ese sentido, hay un problema de error que se debe contemplar. Lo otro: ¿Qué tan representativa es la muestra con la que voy a inferir los resultados? Eso es importante en el estudio, o sea, la muestra debe ser representativa en el universo. En lugares como Ecuador, de pronto encuestar la región amazónica es mucho más complicado que encuestar Guayaquil. Entonces, ¿qué tanta representación en mi estudio tengo de la región amazónica, de la región insular? Entonces, eso es la importancia de que los estudios respeten una metodología, sean rígidos en ese sentido. ¿Por qué? Porque hay un, cuando tú dices, hay un nivel de confianza en la encuesta. ¿Y qué significa este nivel de confianza? Que yo cumpliendo con toda la metodología, hay una probabilidad de que la herramienta se equivoque y eso te lo reconoce la estadística. Entonces te dicen el margen de error es del 5 por ciento. Para empezar, ninguna encuesta tiene un margen de error general. El margen de error viene dado por cada una de las preguntas y tiene una serie de variables que te dan ese margen de error, pero a nivel comercial se dice si la población es de aproximadamente 385, 384 y el universo es infinito el margen de errores es más menos del 5 por ciento ¿qué significa eso? que si la intención de voto es el 30 por ciento puede estar entre 25 a 35 por ciento ese resultado. O sea es bastante amplio no sé si me expliqué bien en ese sentido. O sea entonces si te das cuenta son casi 10 puntos en los que puede acertar mi resultado. No es 5. Es más menos.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora sí, ahora ya entiendo, pero ok, acuérdate que los que escuchamos acá somos casi todos neófitos, entonces estamos con ánimo de aprender. ¿Cómo? Hay una cosa que pocas veces se trasluce cuando los medios de comunicación transmiten los resultados de la encuesta A, B o Z, y es que es el tamaño muestral y en referencia al universo que están tratando de detectar. Entonces, ¿cómo se determina esto del tamaño muestral?

    Pablo Ramírez Aristizábal: No, no, hay una fórmula que te indica dependiendo del tamaño de la muestra y dependiendo del universo, pero el universo a cierto grado se vuelve infinito, o sea, ya varía muy poco. Creo que es a partir de… si no me equivoco, 300.000, no recuerdo el dato ahorita, pero hay un número que si la población es mayor que ese número, se considera infinito para fines prácticos. Entonces influye el tamaño del universo, también influye el tamaño de la muestra, la muestra al ser más grande el margen de error es menor, pero también yo defino el nivel de confianza que tiene mi estudio que es el otro valor que te decía. O sea que probabilidad hay de que mi estudio se equivoque. Entonces digo hay un 91% de probabilidad que mi estudio acierte, un 95% que acierte, un 99% que acierte. Son los valores que más o menos generalmente se manejan. Ese es diferente, es aparte del margen de error. Está hablando de qué probabilidad hay de que mi error no se equivoquen los resultados. A eso súmale el margen de error de la pregunta o de la variable que se está estudiando. ¿Qué te dice? mi respuesta está dentro de este margen de error, ¿qué quiere decir? Está dentro de un rango, no es una respuesta exacta. Por eso cuando te dicen el 30% de los ecuatorianos aprueba la gestión de X gobernante con un margen de error del 5%. Entonces si te están diciendo que es el 30%, lo que te están diciendo es que la respuesta tuya está en un rango dentro del 5%, dentro del 25%, al 35%. Entonces es bastante, o sea no te está diciendo es el 30, no, mi respuesta cae entre el 25 al 30% con una posibilidad del 90%, o sea son varios números realmente la estadística es compleja en ese sentido.

    Benjamín Villagrán Müller: Es una ensalada de números, sí. Es una ensalada de números. Ahora, cuando los medios de comunicación masiva transmiten la noticia del resultado de una encuesta tal o cual, lo hacen en forma absolutamente simplificada, ¿no? No hacen estas… estos resguardos, o sea, no lo dicen. Ellos dicen a lo máximo, dicen, esta encuesta tiene un 95% de confianza con un 3% de error y para de contar, no dicen mayor cosa, no hablan de la metodología ni mucho más. Está bien, ahora…

    Pablo Ramírez Aristizábal: Es que, perdón, yo creo que eso es uno de los de los de los asuntos que se debería subsanar en este en este en estas en esta publicación. O sea, realmente los medios deben ser más responsables en cómo comunican los resultados de un estudio. Tienen un grado de responsabilidad. Un tema es la falta de proyecto de conocimiento por parte del periodista que los comunica: que debería tener más claro qué significan estos resultados para poderlos comunicar. Y también tiene el trabajo el comunicador, desgraciadamente no lo hace el investigador que también debería hacerlo, en hacer de alguna manera más fácil a la ciudadanía entender o a la población en general entender estos datos. Porque Caneman, que justamente Caneman es un psicólogo, ganó el premio Nobel de Economía, habla de eso, de que no tenemos un pensamiento estadístico. Nuestro pensamiento no va por ese lado, funciona de otra forma. Entonces es difícil interpretar estos datos. Entonces tenemos que hacer un esfuerzo para que la mayoría de personas que no están relacionadas con este tipo de metodologías logren por lo menos no entender la metodología, sino entender los resultados un poco. Yo conduzco un carro, no entiendo cómo funciona el motor, pero sé cómo manejar. Entonces hay una hay una responsabilidad por parte de los investigadores y por parte de los comunicadores de que esta información llegue de una manera comprensible al ciudadano y no convertirla simplemente en un producto comunicacional que genere noticias.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora hay una suerte de confianza que uno puede tener por quién es el que hace la investigación, por quién hace la encuesta, hace el proceso, ¿no es cierto?, de hacer la consulta de la población. Normalmente los países, los estados tienen sus institutos nacionales de estadísticas respectivos. Y hay algunos países que hacen estas encuestas de opinión, de satisfacción, encuestas de valoración de las autoridades de cargo electo. No sé si acá en Ecuador existe eso, si es que el Instituto de Estadísticas del Ecuador está generando estas encuestas y valorando a las autoridades de acuerdo a una matriz más o menos fija y con una metodología confiable y reconocida por todos.

    Pablo Ramírez Aristizábal: No, el INEC no hace eso y creo yo, no te lo puedo asegurar, pero creo yo que es por un tema de respeto a la metodología, o sea, no es posible que un gobierno, porque el INEC sería una institución del gobierno, envíe personal del gobierno a hacer una encuesta porque es evidente que va a haber un sesgo en la respuesta, sobre todo en un país como Ecuador donde tenemos bonos, tenemos personas que tienen asistencia del gobierno. Entonces, si a mí, por ejemplo, yo recibo un bono solidario o un bono del gobierno y viene un personal de gobierno a decirle a usted qué opina el gobernante, yo por cuidar mi bono voy a decir que es el mejor candidato, el mejor gobernante, porque me porque entendería que pueden hacer un seguimiento y quitarme el bono si respondo de manera negativa. Entonces eso es importante entender, o sea, quién realiza la encuesta genera un sesgo dependiendo del tipo de estudio que se esté realizando. Entonces, por eso generalmente las encuestas las hacen instituciones particulares o que no están inmiscuidas directamente en el estudio, o sea, no es posible ser juez, y una palabra no sería juez, pero sí fiscalizador en este sentido, porque si yo evidencio que soy del gobierno, de alguna manera estoy ejerciendo cierta influencia en la respuesta de la persona que estoy estudiando.

    Benjamín Villagrán Müller: Bueno, yo te hago la pregunta porque hace poco, bueno, no tampoco, hace un par de años atrás, hubo un gran debate en España respecto de por qué en las encuestas que hace el Instituto Oficial de Encuestas de España dejaron de incluir la valoración de la figura de la monarquía. O sea, dejaron de preguntarle a los ciudadanos respecto del rey, de la reina y de sus descendientes, sus vástagos. No sé si eso pasó en el reinado de Juan Carlos I o ahora de Felipe VI, no lo sé. Pero sí hubo un gran debate y no se han repuesto las preguntas y el Estado español sigue haciendo su encuesta, no sé si de satisfacción, pero es muy reconocida esa encuesta y en los medios comunicación allá cada vez que salen los resultados se comentan, sin considerar que si tiene sesgo. Por eso te he preguntado.

    Pablo Ramírez Aristizábal: Claro, Claro, lo que pasa es que también puede haber un tema, o sea, ahí son varias cosas. Una es el sesgo. El dos, que de pronto la autoridad no le interese que se tenga conocimiento de cuál es su percepción de su gestión. O sea, si veo que es negativo y no me interesa, puedo tomar esa opción. Por eso no es bueno que lo haga la misma institución en Colombia y en otro país. Creo que en Perú existen fundaciones donde trabajan, por ejemplo, los medios de comunicación, la universidad y ciertos empresarios privados que financian de alguna manera, auspician una fundación que se llama Ciudad Cómo Vamos. Entonces, ¿qué hace esta fundación Ciudad Cómo Vamos? Evalúa la gestión de los gobernantes de los municipios en cómo están los servicios básicos de la ciudad, cómo está el transporte público, cómo perciben al gobernante y emiten un informe sobre esta evaluación ciudadana, pero no lo hace el gobernante, lo hace esta fundación. Entonces, hay un poco más de transparencia y es interesante con lo que tú decías hace un rato, cómo se miden los nuevos públicos, cómo los hacemos partícipes del estudio, si consideramos que la encuesta tradicional no los incluye. Entonces, esta fundación ha migrado un poco de la encuesta cara a cara o que se realizan los hogares, a las encuestas digitales. Entonces hay una discusión entre el tema de la investigación sobre que la encuesta digital. Toma un universo que no es probabilístico, o sea, no es aleatorio. Se levantan paneles. Yo como encuestador digital selecciono personas 100, 500, 2000 personas. Y después esas 2.000 personas son como una especie de universo para mí, sobre esas hago una encuesta de 500 personas encuestos sobre un tema. Entonces los encuestadores digitales dicen lo siguiente. Hasta hace poco se hablaba de que la encuesta tiene que ser aleatoria y probabilística. Qué quiere decir eso? Que todo el mundo tenga las mismas opciones o posibilidades de ser encuestado y se elige al azar a la persona. Entonces van de casa en casa y van eligiendo al azar. Entonces esa era la discusión con la parte digital. La parte digital ahora discute algo más que sea aleatoria. Es importante que la muestra sea representativo, que realmente represente el universo a nivel de género. Si, por ejemplo, en Ecuador el 50 por ciento son mujeres, el 50 por ciento son hombres. La encuesta debe contemplar que la muestra tenga un 50 por ciento de hombres, 50 por ciento mujeres, mantener los rangos de edades. Y lo que hablábamos hace poco, la distribución geográfica elegir ciertas variables, ciertas categorías que permitan que mi muestra represente al universo. Eso es un tema muy importante en los estudios. Entonces vimos el caso de una encuesta digital en las últimas elecciones a presidente que consideró sus resultados con los de las elecciones. O sea, ¿qué quiere decir esto? Que su muestra de alguna manera tiene que haber sido representativa. Yo estimo eso. No importa si fue de panel. No importa si fue aleatoria, pero su muestra fue representativa y por eso pudo conseguir los resultados. Esa es una discusión que tienen ahorita las encuestas digitales con la lugar. Pero por ejemplo la encuesta digital puede presentar otras ventajas. El teléfono móvil es mucho más personal que un encuestador. Yo puedo ser más honesto con mi teléfono móvil con un encuestador. Tengo menos prejuicio en responder algo. Y eso influye entonces en cómo doy mis respuestas. Puedo ser más honesto en mis respuestas con el teléfono móvil tengo un encuestador presente, tengo menos presión social en ese sentido. Entonces las metodologías van caminando poco a poco a ir subsanando estos errores y mejorando los estudios. Siempre, como te decía, van a presentar errores. Lo importante es expresar estas limitaciones y que el ciudadano poco a poco también los vaya comprendiendo. Entonces creo que vamos madurando. Yo trabajé en su momento con Oscar Lombana, que fue asesor de León Febres-Cordero que estuvo en la campaña con, o sea, no trabajé en esa época, muchos años después yo trabajé en Cali con él, pero por ejemplo era sorprendente que León Febres-Cordero fue uno de los primeros candidatos en utilizar encuestas y tuvo que traer una empresa colombiana en ese momento, entonces eso era muy muy abstracto, era casi magia, no lo digamos magia, pero era una herramienta muy poco conocida en el medio. Hoy en día estamos hablando de que vienen las elecciones y salen 10 encuestas. O sea, cómo evoluciona, cómo cambia la publicación de estos resultados también. Yo creo que las encuestas hay que entenderlas. ¿Qué estoy estudiando? Entonces, ¿cómo estoy utilizando esta herramienta? O sea, si soy un consultor, qué tipo de preguntas incluyo en mis encuestas, cómo hago las encuestas, si quiero publicarlas las encuestas que estoy preguntando y qué voy a publicar también. Hay que considerar mucho el objeto de estudio. Hay que ser muy muy honesto en ese sentido. Entonces eso influye también en los resultados. Pueden haber diferencias de valores entre una encuestadora y otra simplemente por el orden de las preguntas y uno como diseñado cuando diseña un cuestionario sabe la influencia que tiene el orden de las preguntas que tiene. O sea, es muy diferente yo hacerte un recorrido de un candidato considera usted que, ¿cómo califica el candidato A? Bien, ¿cómo considera usted que el candidato A durante sus cuatro años ha trabajado para la reelección? Bien, para votar por él, entonces si hago un recorrido previo a la pregunta de votación, hay un pequeño cambio en el resultado que si hago primero la pregunta y después hago el recorrido. Entonces, todas estas variables son importantes de estudiar, por eso es importante la ficha Por ejemplo, para mí lo que aplican acá, que la encuesta, lo que lo hace el CNE, que la encuestadora tenga que registrar si el CNE es bueno, que la encuestadora tenga que mostrar, hacer pública la ficha metodológica es bueno. ¿Qué considero yo que puede faltar? Una auditoría de la encuesta. Como yo sé que la encuestadora ha cumplido a cabalidad con lo que me está entregando en documento. Si me entrega la documentación, pero yo no debería hacer una auditoría y validar a través de otros muestreos y realmente los resultados que me está pasando son los que ha realizado en el estudio. Entonces vamos avanzando con esto.

    Benjamín Villagrán Müller: Eso, digamos, eso de cara al que consume el informe, ¿no?

    Pablo Ramírez Aristizábal: Sobre todo al medio de comunicación. Entonces, primero, porque me registro como encuestadora para poder publicar los resultados.

    Benjamín Villagrán Müller: Pero aquí tengo una confusión, mira, hasta donde yo entiendo, la mayor parte de las encuestas de opinión son para consumo de analistas, de cuartos de guerra en las campañas, para especialistas en temas de marketing político, para los mismos candidatos los que están en la brega electoral, y de estas encuestas hasta donde tengo conocimiento prácticamente muy pocas son de utilidad pública para el conocimiento general de la población. O sea, no sé de alguien que esté pagando encuestas para que todos se enteren de los resultados como un aporte al debate público, sino que se hacen mayoritariamente con fines muy privados y para poder obtener resultados muy…

    Pablo Ramírez Aristizábal: A ver, yo estoy de acuerdo contigo, es real que hay encuestadoras que solo trabajan para consultores. En este caso la ley, en ese caso no te obliga a registrarte en el periodo electoral, no te obliga a registrarte en el CNE, pero sí hay algunas encuestas que las contrata los medios de comunicación, se unen dos, tres radios, un canal de televisión y contratan el estudio porque es parte de la noticia que ellos quieren. Entonces estas encuestas encuestadoras están en la obligación de registrarse en ese periodo electoral de registrarse en el CNE.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora me imagino que esas encuestas que están para ese propósito específico tienen una forma de hacer las preguntas que no es la misma que haría un candidato a un municipio, a una alcaldía, ¿no? Me imagino yo de que la forma o la profundidad con que quieren saber la opinión de la ciudadanía no es la misma cuando yo quiero divulgar quién va puntero a por qué yo no estoy puntero. O sea, ¿cómo es el cambio ahí?

    Pablo Ramírez Aristizábal: Claro, claro, hay otra cosa. A ver, yo como encuestadora, posiblemente podría. Puedo que esté trabajando para un candidato y me registro al CNE porque si veo que mi candidato va primero y me conviene publicar los resultados, tengo la posibilidad de publicarlos en medios de comunicación. Eso es un tema. Ahora, lo que tú dices, las preguntas. Son parecidas. No son las mismas exactamente. También depende también de la encuestadora. Depende de quién diseña el cuestionario. Hay gente que tiene una forma de realizar la pregunta. Hay otras que confían en otra forma y han diseñado su propia pregunta y desarrollan su metodología. Entonces, sí hay una variación en cómo se realizan las preguntas dependiendo de lo que se quiere consultar. Y lo otro, generalmente las encuestas de los consultores son un poco más extensas y profundas. Buscan otras cosas. O sea, si tú me preguntas, el consultor si hace una encuesta no debe conformarse en qué posición va su candidato. Creo que es un resultado que debe buscar, pero no es el único. Hay otras cosas que busca problemáticas, insight ciudadanos, cómo perciben a la competencia. O sea, son otras cosas las que se buscan en una encuesta si yo soy consultor. De pronto para medio de comunicación lo que me interesa es la percepción de los candidatos y por quién va a votar el ciudadano. Entonces los resultados que requiere cada uno de estos actores pueden ser diferentes. Las metodologías son similares, varían un poco de la encuestadora que le está haciendo.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora tú como lector asiduo de encuestas, ¿tienes una metodología para leerla? Porque son todas disímiles, todas tienen su forma de hacer sus preguntas, sus canales por las cuales se hacen las preguntas. ¿Hay alguna forma que tú hayas desarrollado para poder sacar el oro y dejar la arena atrás?

    Pablo Ramírez Aristizábal: O sea, yo lo único que lo que uno va entendiendo al final es lo que te digo, entender la limitación. O sea, si por ejemplo te dicen el margen de errores del 5% y el primer candidato está en el 30 y el segundo está en el 28, tú de default, de cajón, entiendes que hay un empate técnico. O sea, sabes que no hay un primer, y eso lo tienes que ir al, es un poco lo que tiene que decir el medio, el ciudadano. El medio no debe caer en el juego de decir, va primero el candidato, va con el 30 y el segundo con el 28 y te está diciendo que hay un margen de error del 5%, o sea, tiene que cuidarse en eso. Otra cosa, es importante por ejemplo entender el número de indecisos. Si el número de indecisos es muy alto, tú debes entender que los resultados que te están arrojando tienen un margen de error mucho más alto. Entonces, debe cuidarse el medio en ese sentido.

    Benjamín Villagrán Müller: Y para las presidenciales, en el caso ecuatoriano, el monto de indecisos, ¿cómo anda? ¿Es algo estable o cambia de elección en elección?

    Pablo Ramírez Aristizábal: Cambia, cambia, pero siempre tienen la misma tendencia, empieza alto y se comienza a estabilizar un poco y llega casi casi a la votación del nulo y el blanco. O sea, si hay una, hay una similitud en esos dos resultados, entonces sí se maneja. Pero, pero es lo que te decía hace poco, o sea, empezar con cuando tú haces una elección en 30, 60 días antes del día de las elecciones, 90 días de las elecciones y no solo el tiempo, los temas.

    Benjamín Villagrán Müller: Ahora, sí te entiendo, o sea, del punto de vista de la fineza con que tú vas preparando el instrumento a objeto de poder acertar más. Ahora, te quiero hacer con respecto a esto, ya una de las últimas preguntas, porque vamos a ir cerrando en el caso de las presidenciales, ¿no? El caso del presidente Novoa es un caso muy, diría yo, singular, porque él fue prácticamente un outsider en la campaña. Tenía un nivel de conocimiento de la población muy bajo al momento que se empezó la campaña. Creo que menos del 2% de la población lo sabía quién era, le conocía la cara. Ahora, ¿hasta dónde? ¿Hasta dónde sus estrategias de marketing político fueron suficientemente efectivas como para poder remontar en la encuesta? ¿O es que él hizo realmente una propuesta contundente que fue capaz de capturar la atención de por sí? O sea, en otras palabras, él para hacer su campaña. ¿Miró la encuesta o no la miró?

    Pablo Ramírez Aristizábal: No, yo considero que sus… los asesores de campaña, los consultores de él, tienen que haber visto las encuestas, ellos tenían conocimiento de las encuestas, o sea, lo conocían, tienen que haber revisado temas. Lo que pasa es que, a ver, es un poco lo que te digo, ellos no solo revisan encuestas, Grupo Focales, Big Data, y hay unos temas… O sea, son muchos los estudios que se pueden hacer para ir… este… corrigiendo o subsanando o supliendo las limitaciones que tiene cada uno. O sea, lo que te decía, yo con una encuesta hago un estudio cuantitativo, pero necesito datos cualitativos, hago un grupo focal, quiero hacer una predicción, puedo hacer un análisis de big data. Ah, quiero medir emociones, hago un estudio de neuromarketing. O sea, hay una caja de herramientas con las que debo trabajar como consultor para poder hacer el análisis de mi candidato. Yo creo que él tiene que haber revisado encuestas. Yo tengo ciertas discrepancias. Primero, el nivel del conocimiento del civil es cierto. Como Novoa, Novoa, él en teoría, no recuerdo si era bajo, pero su padre era bastante conocido y hay un tema de asociación, una imagen asociada. Esto pasa, por ejemplo, a nivel de elecciones. Yo siempre discuto, hablo sobre, tengo mis dudas sobre esto. Como ciudadanos no tenemos clara las variables con las que podemos evaluar a un candidato para que sea nuestro gobernante. Y eso es complejo en la toma de decisión del voto. O sea, yo lo evalúo a Daniel Novoa en base a que en lo poco que lo conozco por cómo ha sido su empresa, cómo ha sido su padre, por cómo lo veo, la primera impresión que me ha puesto en las redes sociales, pero no necesariamente esos son los atributos o las variables que necesito para que él sea un buen gobernante. Hay un juego de azar en ese sentido, una apuesta del ciudadano en decir si yo asocio ciertas variables que conozco, para pensando que él puede ser un buen gobernante. Es un poco; Donald Trump, o sea la gente lo conocía como empresario, como showman, pero no como gobernante, cuando es gobernante lo voy a conocer como es el gobernante ya ejerciendo el poder y ahí evalúo otras cosas. Entonces por eso es diferente evaluar al candidato que evaluar al gobernante. Pero por ejemplo, hay un hay un norteamericano que se llama este Alan Lichman y es muy interesante. Él viene. Él sí viene acertando desde las últimas en las últimas 10 elecciones a presidente de Estados Unidos, de Estados Unidos, nueve acertado, pero no hace encuestas. Él tiene 13 claves o llaves que le llama a él, que las califica como positivo negativo, positivo negativo. Si el partido tiene si el partido del presidente tiene mayoría en el Congreso, le hace un check list. Si la economía va por buen camino, le hace check list. Si el candidato tiene es carismático, le hace check list. Entonces él dice si cumple con ocho de estas llaves, hay reelección. Si pierde seis, no lo religen. Si participa un tercero y saca más de, tiene más de un 5% de intención de voto. Entonces, si te das cuenta que él ni siquiera está haciendo una encuesta, él no está haciendo un grupo, él inventó una herramienta, y esto es súper interesante. Esta herramienta la inventa él, la desarrolla, perdón, con un ruso que hacía estudios de sismos. Entonces, este científico lo que hace es identificar patrones y los traslada al mundo político. Esta metodología dice, bueno, si yo puedo predecir donde va el anuncio con esta metodología, puedo predecir quién puede ser el próximo presidente identificando estos patrones. Entonces simplificaron y sacaron esas 13 llaves. Entonces tú te das cuenta que él ve ciertas circunstancias en el ambiente electoral y dice si es muy probable que este sea el presidente y tanto así que el único que no acertó fue con Al Gore y mucha gente dice que a Al Gore le robaron la elección. Entonces sí, sí si es verdad que se la robaron, he acertado en 10 de 10. Si no es verdad, son 9 de 10, que también es bastante.

    Benjamín Villagrán Müller: Bueno, ahí hubo un tema en Florida, ¿no? Eso pasase ya casi el siglo pasado. Ahí, ya para ahí cerrando la conversación, muy interesante. Está bien técnica esta conversación, yo no sé si nos van a escuchar hasta el final del episodio. Pero bueno, disfrutémoslo. Relajémonos y disfrutémoslo. Mira hay una tendencia a pensar que las elecciones de medio término en cualquier democracia son como una abre boca de las elecciones del final de la legislatura y que te marcan como un qué es lo que va a ocurrir en las elecciones de presidente en los países que tienen el sistema presidencial. Ahora, en el caso ecuatoriano, tenemos que hubo esta elección de medio término obligada que fue producto de la muerte cruzada. Pero yo no sé hasta dónde estas elecciones son como el abre boca de lo que va a ocurrir en el 2025. O sea, estas elecciones se puede decir que marcan tendencia, son como un poco lo que va a ocurrir, o realmente es algo absolutamente incierto. Estamos nuevamente en un descampado, como ocurrió después del periodo del presidente Moreno.

    Pablo Ramírez Aristizábal: A ver, yo creo que cada vez es más difícil marcar las tendencias. Las tendencias se marcan en periodos estables y cada vez los periodos son menos estables por la cantidad de información que consumimos, a la que tenemos acceso. Las redes sociales, o sea, era mucho más fácil hace 30 años atrás que un medio de comunicación, un diario, la televisión, marcaran ciertas tendencias en la opinión pública porque no tenían tanta competencia. Hoy tenemos los medios digitales, las redes sociales entre eso, o sea, hay mayor cantidad de canales, o sea, la información abunda y eso hace que haya menos estabilidad en la opinión pública. Cada vez hay más, percibimos más eventos que conmueven. Entonces eso también mueve la opinión pública, mueve el tablero electoral si quisieran, por ejemplo, evaluar la Consulta Popular como un respaldo al presidente, no es tan fácil. Uno no debe atreverse a decir si es que sacó el 70 por ciento en la consulta popular, tienen 70 por ciento de respaldo. No están así. Lo dicen consultores también. El respaldo de un gobernante no necesariamente se tiene que reflejar en la votación. Generalmente es mucho más bajo la votación. Entonces yo no creo que influya del todo, por eso te lo comentaba lo del profesor norteamericano, él evalúa 13 llaves, o sea, y todas están interconectadas de alguna manera, entonces, evaluar una sola vari… catalogar algo en base a una sola variable es complejo, creo que hay que ver todo el entorno, todo el ecosistema que tenemos en este momento y es bastante complejo. Por eso lo que es el machine learning o el aprendizaje automático ahorita, el big data influye en ese sentido porque hace un manejo de grandes bases de datos, de comportamiento de las personas y puede generar predicciones. Pero aún así, Taleb habla del cisnes negros, él escribe su libro El Cisnes Negro, donde él ha desarrollado algoritmos para predecir el mercado de valores en Estados Unidos y maneja una cantidad inmensa de datos, de información y él dice de vez en cuando aparece un cisnes negro, algo que rompe rompe el círculo que estamos acostumbrados, algo que se sale de esto, entonces tenemos que estar preparados para eso, entonces un poco si es.

    Benjamín Villagrán Müller: Oye, y cuéntame una cosa, en este contexto que estábamos conversando a través de las redes sociales, justamente, hay todo esto de lo… los españoles le dicen los bulos, todo esto de los fake news, de los trolls, de hecho yo he escuchado en más de alguna oportunidad a personas que hablan de los troll center, o sea, verdaderas instalaciones que se hacen con mucha gente detrás de computadores, teléfonos celulares y todo, haciendo un sistema de noticias falsas que son transmitidas dentro de la red para que las personas se dejen impactar. Ahora, no sé hasta qué punto esto tiene un efecto, pero cuando tú haces una encuesta de opinión, ¿Toma en consideración el efecto de esta contaminación informativa o es imposible medir el error que nos va a generar eso?

    Pablo Ramírez Aristizábal: A ver, la encuesta mide el impacto que ha tenido este impacto que han tenido todas estas actividades comunicacionales en la persona porque tú le estás preguntando cómo califica el gobernante y si existe, o sea, lo planteo de la siguiente forma mejor, los troll centers o las redes sociales tienen un efecto sobre la opinión del ciudadano, hizo un experimento muy poco ético en Bolivia, fue muy criticado por eso, o sea, hicieron ciertas publicaciones en la población para ver estas publicaciones cómo impactaban en el estado emocional. ¿Qué es lo que criticaron? Que los bolivianos en un lugar no fueron no, no fueron avisados de que estaban cierto siendo parte de este estudio. Pero el estudio demostró que las imágenes que publicaban tenían impacto en la emoción. Entonces, si tiene impacto en la emoción, por ende, tiene impacto en las decisiones que tienen estas personas.

    Benjamín Villagrán Müller: Ok, y ahora, en base a tu expertise de un consumidor profesional de encuestas y de este tipo de información, de opinión, en tu experiencia, ¿qué tanto están impactando estos Trolls Center en la forma en que las personas toman sus decisiones con respecto al asunto de la cosa pública?

    Pablo Ramírez Aristizábal: No tiene impacto, tiene un impacto y es que depende.

    Benjamín Villagrán Müller: Pero me puedes cuantificar el impacto del del 5 al 30, del 50 al 60.

    Pablo Ramírez Aristizábal: No te lo puedo cuantificar. Por qué? Porque depende del tema, depende del momento, depende de la circunstancia. O sea, hay que hay que medir el momento también. O sea, en un momento que no es electoral, tiene un control, una actividad desde que no es solamente el center, son varias cosas las que se integran ahí. Ese impacto comunicacional es diferente en momentos de elecciones, cuando está polarizado el ambiente político. Ahorita yo no soy tan de un partido como podría ser de otro. Cuando empiezan las elecciones hay cierta tendencia a tomar un lineamiento. Entonces, una de las de las características que tenemos las personas es reafirmar nuestras posiciones nuestras ideas. Entonces eso pasa en las redes sociales bastante, comienzo a consumir información que reafirma mis conocimientos, mis creencias, por eso hay tanta polarización en tema político, en tema religioso, entonces y eso comienza a generar un bucle de alimentar ese sentimiento o sea en el caso de Trump lo vimos como ciertos movimientos en las redes sociales alimentaban ese sentimiento anti migración. Entonces comienza y hay varios factores que influyen ahí. Uno, el de que estoy reafirmando mi creencia. Entonces consumo eso y lo defiendo con más vehemencia. Dos, me reconocen otros en esa posición y yo reconozco a los otros. Entonces consolido ese grupo, esa comunidad. Por eso los llaman en redes sociales comunidad. Porque hay un sentido de pertenencia a una causa. Y eso se comienza a reafirmar y poco a poco comienza a crecer. Entonces también tenemos el tema de la presión social, el efecto de rebaño, o sea de creer un poco cuando estoy indeciso frente a un tema. Tengo una tendencia a creer en lo que creen la mayoría. Y de esto han hecho experimentos que parecen parecen graciosos, pero son importantes entenderlo. Hay gente que la pone va a estar en Las Vegas están haciendo una fila, no dicen para qué la fila y de pronto la gente comienza a hacer fila sin saber para qué la fila. Pone un cuadro amarillo en la mitad de la calle y la gente no lo pisa el primero, no lo pisa el segundo y comenzamos a seguir el comportamiento de eso. O sea, han hecho experimentos con los monos, por ejemplo, de que coge una banana, lo mojan, entonces sabe que se va a mojar ponen otro mono, también le pasa lo mismo, pero pasa un tercer, cuarto, quinto mono, ya no coge la banana y no sabe por qué no la coge, sino solamente por copiar el comportamiento de las otras personas. Eso se ve en las redes sociales. Comienzo también a adquirir conductas de otras personas, sobre todo cuando hay un alto grado de indecisión. Eso influye. Entonces, las redes sociales tienen un impacto. En general, los medios digitales tienen un impacto en lo que consumo día a día y genera una realidad. Segundo, los medios de comunicación tienen un impacto si son una fuente de con credibilidad. Entonces, todos estos factores comienzan a influir en lo que yo pienso en la opinión pública y eso sí lo mide una encuesta. La opinión pública no te mide de pronto qué tanto impacto ha tenido el troll center, pero si mide la opinión pública establecida en ese momento.

    Benjamín Villagrán Müller: Una cosa interesante, porque es cierto, a mí mismo me pasa de que yo tiendo a leer las noticias en las fuentes que me merecen confianza, que son más o menos las fuentes que yo somos amigos. Eso a mí me pasa, yo creo que a todos nos pasa de alguna forma. Ahora, en el caso de Ecuador, nosotros tenemos de que hay una tendencia bastante fuerte anti-correa. Y esa tendencia bastante fuerte anti-correa ha generado a través de los últimos años de que efectivamente las fuerzas progresistas han ido perdiendo espacios dentro de las preferencias del electorado, ¿no? Consistentemente van perdiendo puestos en la Asamblea, puestos de elección popular en distintos frentes e incluso han tenido situaciones de política institucional que son bastante lamentables. Ahora, eso es el anti, pero ese anti-correísmo que representaría como el anti-progresismo, aunque no es exactamente lo mismo, no se manifiesta en un pro conservadurismo en el caso del Ecuador. O sea, es un anti por el anti, pero el anverso de la cara parece no estar puede ser cualquier cosa, puede ser… solamente eso no quiero, lo demás cualquier cosa. Es la percepción que me da la impresión que existe. No sé si cuando está muy tensionado el ambiente, como es el caso que estamos viviendo en Ecuador, se da en el caso ecuatoriano esto de la suma cero. Ellos pierden, nosotros ganamos. Porque aquí solamente: ellos pierden. ¿Y quiénes son los que ganan? Es lo que no sé si se puede percibir a través de estos mecanismos de auscultar a la opinión pública. No sé si es que esto tiene un correlato.

    Pablo Ramírez Aristizábal: sí, a ver, yo de lo poco que de lo que se ha visto, primero el tema de el correísmo es una realidad pero ha venido bajando, o sea la gente que se siente correísta, existe esa fuerza política por decirlo pero ha venido disminuyendo, el anti-correísmo también es una realidad pero también ha venido bajando, o sea creo que se siente se exacerba en los medios de comunicación, en las redes sociales, justamente hasta por lo que hablábamos hace poco, por la polarización de opiniones. No sé si en el orden del día a día de la cotidianeidad la gente vive eso y está buscando un poco lo que tú dices, otra salida a sus problemas. Como dice Pamela, as su metro cuadrado. De pronto, los políticos estamos pensando, tratando de encasillarlo. Los políticos tratan de encasillar eso, pero el ciudadano está buscando otra cosa y viene lo que lo que coincido contigo está buscando un no sé qué. Ni siquiera el ciudadano está claro en lo que necesita en estos momentos.

    Benjamín Villagrán Müller: Por ejemplo, en el caso de España, cuando pierde voto el Partido Popular, una parte de los votos va a parar el Partido Socialista en forma indirecta. Entonces, hay una suerte de balance. Salen de aquí los votos y caen acá. Pero aquí parece que salen de un lado, pero no van a ninguna otra parte.

    Pablo Ramírez Aristizábal: Claro, aquí no. Pero a ver, de lo que puedo entender, España es una sociedad un poco más estable que la ecuatoriana en este momento. Entonces, esa estabilidad puede generar también como esa navegación más tranquila en el mapa electoral. La inestabilidad que vivimos, los nuevos escenarios que está viviendo el ecuador de violencia, del tema del narcotráfico. El ciudadano no los conoce del todo. Estamos experimentando un nuevo ecuador que nos asusta, que nos preocupa. Entonces nuestras decisiones se basan más en un temor que en algo conocido. Primero, la incertidumbre de lo que vamos a vivir y un desconocimiento hacia las situaciones actuales, o sea, cómo las vamos a solucionar. Entonces eso hace que busquemos alternativas diferentes a las que hemos probado. Desgraciadamente, los presidentes los hemos encasillado como politiqueros, a todos, la mayoría. Y a todo lo que conocemos como político, lo encasillamos con el pasado de alguna forma.  Como han sido de alguna manera alternativas que no nos han solucionado los problemas y por eso podemos estar en la búsqueda de algo nuevo y creo que el elector ni siquiera sabe exactamente qué es lo que quiere. Y por eso yo te decía hace poco, es importante que uno como elector pueda evaluar variables que me permitan elegir un buen gobernante. Y eso nos pasa, o sea, personalmente siento eso. El día de mañana me dicen qué es lo que necesita un presidente, que sea honesto, que esté preparado. ¿Pero qué es eso realmente? ¿Cómo yo confirmo si esta persona es honesta o no es honesta? Conozco su trayectoria profesional y puede ser que como profesional en la parte privada haya sido honesto, no sé cómo lo vaya a ser en la parte pública. Si es la primera vez que ocupa un cargo público. Entonces hay una asociación de una idea a algo que no conozco. Es lo que pasa con las marcas. Yo compro un vehículo marca Chevrolet y más o menos conozco la marca si es buena es mala y eso lo asocio esos valores esos atributos a este producto entonces por ejemplo en el caso de lo vuelvo a poner, en el caso por ejemplo de Trump sé que es un empresario exitoso que había hecho fortuna, entonces yo puedo asociar estos símbolos de triunfo a que es un hombre que puede triunfar en el sector público. Entonces, porque no conozco más de él. Entonces tengo que llenar esos vacíos del cerebro. Trata de llenar esos vacíos. Al cerebro no le gusta la incertidumbre y no tener respuestas sobre algo no le gusta. Entonces siempre buscamos una excusa, una justificación a lo que no conocemos. Entonces, en este caso, dígase: ¿por qué es un buen candidato? Ah, no es que es un buen deportista. Tiene que ver el deporte con el ejercicio de gobernar pero entonces atribuyo los valores de que era disciplinado y que era reconocido a que puede ser un buen gobernante, cuando en ocasiones no tiene nada que ver lo uno con lo otro. Pero mi falta de conocimiento hace que mi elección se encamine un poco por ahí porque no conozco más y es de pronto al candidato que mejor conozco de los otros no conozco nada o conozco cosas muy malas que no quisieran que yo vaya.

    Benjamín Villagrán Müller: Ok, bueno Pablo, ha sido una cátedra, te agradezco normalmente la comparecencia como dicen los españoles y espero que en el futuro Pamela en persona te pueda entrevistar para ir analizando cómo van esos resultados porque ya mismo son elecciones nuevamente y nos va a interesar saber qué es lo que se está moviendo ahí, ¿no? Así que eso.

    Pablo Ramírez Aristizábal: Listo, gracias a ti Benjamín, un gusto.

    Benjamín Villagrán Müller: Igualmente.