¿Es una NUEVA Asamblea?

    73
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    DISCULPEN LA INCREDULIDAD
    ¿Es una NUEVA Asamblea?
    Loading
    /

    Transcripción

    Pamela León Andriuoli: Primero, gracias por aceptar esta entrevista. Vamos a conversar un poco sobre los seis meses, pero no enfocado necesariamente en Gobierno central, sino más bien en la Asamblea Nacional y su desempeño. Y yo quisiera que, dado que usted también ha desempeñado ese cargo y también fue ministro de Gobierno y hay un vasto y claro conocimiento en el análisis político, quisiera empezar haciéndole, por ejemplo, una pregunta relacionada con la popularidad. Yo sé que esto por ahí no es algo que pueda llegar a ser necesariamente medible desde lo estructural, pero ¿cómo puede usted interpretar las distintas popularidades o percepciones que pueden existir, por ejemplo, de manera tan abrupta? Porque por ejemplo entendemos que en la Asamblea anterior terminó con un 8%, CEDATOS le puso 11%. Y en esta ocasión se hablaba de un porcentaje mucho más alto, sin que esa popularidad sea realmente endosable del ejercicio de la Asamblea. Entonces, ¿qué lectura le da a ustede a estas popularidades tan abiertas y tan desenfrenadas de la ciudadanía entre la una y la otra?

    Henry Cucalón Camacho: Gracias, gracias por la oportunidad de poder conversar, dialogar, intercambiar criterios. Y debido a mi experiencia, donde hay cosas buenas y malas, creo que puedo aportar en esa línea. Miren, todos los cuerpos legislativos del mundo son criticados, son desgastantes, se queman con mucha facilidad, inclusive en sociedades donde el Estado de derecho es la norma y no la excepción. En todos. ¿Por qué? Porque si tú metes en un ágora, en un recinto, a 137 personas y por uno pagan todos, es muy difícil brillar y ser políticamente rentable y ser popular. Más ahora, caso contrario a lo que nos sucedió en el retorno a la democracia. Por qué tú habrás escuchado que muchas personas se acuerdan de Otto Arosemena, León Febres-Cordero, Jaime Hurtado, Rodrigo Borja, Julio César Trujillo, Blasco Peñerrera y me quedo toda la noche hablando esto. Por qué se acuerdan sin perjuicio que sus intervenciones eran superiores? Más allá que también un baleo y muertos en el pleno, porque durante 10 años no hubo congreso. Entonces era una novedad verlos hablar hasta estos 10 años en que fueron apagados y retornaron expresidentes líderes y en esa época era más rentable políticamente ir al parlamento para ser presidente de República después que ir al alcalde de Quito o Guayaquil donde enviaron cuadros menores. Con ese antecedente vamos aterrizando en tu legítima pregunta. Esta Asamblea es menos mala que la anterior. La anterior, y creo yo haber estudiado esto y estuve ocho años, es la peor desde el retorno a la democracia. No hay palabras para definir. Desde el primer día se dieron cuenta que es una porquería por la constitución de la misma. Por el elemento humano, por el tema cualitativo, no por cuantitativo, son de izquierda o de derechas. La popularidad de las encuestas que salieron hace unos meses, porque quiero ver la actual de esta Asamblea, es propia de los primeros meses. A mí también me pasó, a mí también me pasó. Hasta José Serrano parecía político, por Dios, que calibre. Y yo lo terminé destituyendo. Eso es al principio. Así que cuidado los que están ahorita se confunden. Parte que muchos de los que están ahorita y que ahora veo que sí van y sí quieren ser parlamentarios, muchos repitieron de la anterior, 21-23, y muchos estuvieron en la del 17-21, que también terminó con unos índices muy bajos en el orden del 10%, que fue mi segunda legislatura, con una gran diferencia. Esa legislatura, donde hubo carné de capacidad, diezmeros, porque los hubieron y destituidos ladronzuelos como el señor Mendoza, tuvo una gran diferencia pues. Ni hubieron o si hubo, si existieron 20 a 25 legisladores de todas las tiendas políticas que sobrepasaban el promedio, hasta en el correísmo, que ya es decir, bastante. Ahí estaba Pavel Muñoz, por poner un ejemplo. Había May Montaño en Creo y te puedo citar muchos ejemplos. En la anterior estaban los mismos diezmeros, los mismos sapos, los mismos vagos, todo, pero no habían los 20 25 que marquen la diferencia. Si me sigues la línea. Ese es el telón de fondo y en esta es menos mala que la anterior. Evidentemente, ciertas autorías de la Asamblea. Al lado del señor Saquisela deben parecer Henry Kissinger, pero al lado de Saquisela. En una situación normal no son ni pasa papeles de Möller, del Alarcón, de Vallejo, de Luncero, de Zavala. ¿Y quieres que continúe?

    Pamela León Andriuoli: Yo si le quisiera preguntar también sobre un tema que no sé de qué manera podría verse, ¿no? Y usted como legislador que también estuvo en la Asamblea, este intercambio tan, digamos, doméstico, por decirlo de alguna manera, de bancada a otra, es decir, ahora es muy sencillo y casi que naturalizado ver que del partido PSC se cambia en ADN y de RC se cambia en ADN y hay un intercambio constante entre bancadas. ¿De qué manera eso puede lesionar el ejercicio democrático? Porque uno puede decir, bueno, la negociación política es legítima, pero esa negociación política tal vez lesiona otros principios democráticos.

    Henry Cucalón Camacho: es interesante como concepto se denomina el transfuguismo, como concepto político, pero hay que desmenuzarlo porque a mí no me gusta el todo o nada y no me gusta el maniqueísmo, las cosas no son tan simples, no son tan blanco y negro y peor en la actividad política donde hay matices, los conceptos sí son claros, no tiene mucha lógica que una persona que llega afiliada o auspiciada, recuerda algo, hay muchos asambleístas que no llegan afiliados. Y te lo digo por experiencia propia de los bloques del PSC, lo cual yo lo veía como una virtud. Tenían gente que era auspiciada, independiente, porque esa fue una de las tesis del social que tenemos el retorno a la democracia. No le veo mucha lógica que un auspiciado afiliado de la noche a la mañana, sin decir nada, aparezca en otra bancada y peor aparezca en otra bancada de otro signo ideológico o peor aparezca en la bancada de otro signo ideológico que encima es del Gobierno ¿Sí me sigues el hilo? Porque si mañana eso será producto de debates. De inconsistencias con el plan de Gobierno, de excepciones o de traiciones al mandato que pueden ir desde las cúpulas es al revés. El consecuente es el otro y hay un proceso. Puede ser difícil. No quisiera sentenciarlo. No me pasó de ocho años a mucha honra y con mucho agradecimiento de mi parte. Fui auspiciado por el Partido Social Cristiano. Siete de los ocho años fui jefe de bancada. Al final tuve algunas diferencias, pero traté de procesarlo porque soy muy estricto en el tema. Quién me había llevado. Porque para mí, evidentemente, los votos habían venido de la base partidista. Yo no tenía un voto propio. Muchos diputados o asambleístas se confunden y hablan de mis votos. Hay veces, pocas veces coinciden las bases de los partidos más votaciones individuales que confluyen. Eso se hace al pasar el tiempo. Eso es cuando uno va adquiriendo volumen, volumen político. Eso no se da de entrada. Entonces yo quisiera analizar en qué circunstancias se hace transfugismo o algo peor que no solamente el cambio de bancada, sino el de la votación. No es posible, no está bien y es condenable que si en una reunión de bloque, en una reunión de una bancada se ha decidido después de supuestamente arduos debates, no arduos telefonazos que no es lo mismo. Llegar a una votación. Resulta ser que si vas a la curul y vota de otra manera. No, no, no, eso sí está mal, porque puede ser inclusive por un tema de maletinazo. Eso está mal. Diferencia es que tú en el seno de la bancada del partido político con los líderes, porque asumo que los partidos no tienen dueño, asumo que no deberían tener dueño. Creo, no sé, puede haber dudas al respecto. Tú mismo contrastas con la oposición. sea porque no obedece a la doctrina del partido, sea porque hay hechos circunstanciales que han cambiado, ya sea por una cuestión personal. Y yo voy a poner un ejemplo típico, típico, que lo tuve que procesar. Nos pasó en el año 2019, en agosto, yo ya veía venir esa discordancia, pareció sana. A mí me gusta que los debates se despenalicen. Ecuador es una sociedad que no debate, no solamente los legisladores, la sociedad no debate, quiere imponer, que fastidia conversar, dialogar, etcétera. Vino la época que había que analizar el tema del aborto por violación. Y yo me di cuenta que en el mismo bloque habían varias posiciones y los reuní y les dije hagamos algo porque todas son válidas, porque son razonadas. Nadie tiene la verdad, más allá que algunos metían conceptos religiosos, etcétera, y no debate netamente jurídico de Estado, por así decir, como yo lo veía después de muchos análisis que yo también me hice. No creía que saqué la conclusión de la noche a la mañana y dije lo mejor y lo más sano es hagamos libertad de votación en este tema. Pero vamos a anunciar que lo vamos a hacer. No es que vean que hay siete a favor del sí, ocho a favor de no, no sé, anunciamos a la prensa unos días antes que habíamos llegado al consenso, no recibimos ninguna orden de que tenemos libertad para votar este tema, porque vamos a votar a conciencia, porque todas estas cosas nunca estuvo en el plan de Gobierno ni en el plan legislativo fue un tema que vino por encima, que se puso en la sociedad, lo cual le parece bien. Entonces ya te digo, yo sí quisiera para esos cambios, ese transfugismo, esa traición según algunos o esa victoria de los principios ideales. Hay que analizar circunstancia por circunstancia.

    Pamela León Andriuoli: Pero de todas maneras, todo lo que tú nos estás contando afecta igual en cierta porción al imaginario de confianza que uno puede llegar a tener de la estabilidad de la Asamblea.

    Henry Cucalón Camacho: sin duda alguna, pero tú puedes cambiarte y mantener el concepto en el supuesto caso no consentido. Más allá que no es muy dable que te quedes como independiente. Muchos independientes son presa fácil, por así decir, de las coyunturas. Ahora, en otras democracias, discúlpame, no creas que no pasa. Hay muchos independientes que son afín a los partidos. Uno de los señores más connotados aliados al partido Demócrata, porque es independiente y cuando son primarias participó los demócratas, pero es independiente. Eso es Berny Sanders, que representa, por ejemplo, un ala de centro izquierda, entendiendo centro izquierda a la americana. No vaya a creer que socialista, como dicen algunos, América Latina, que no saben diferenciar los procesos. Veo que la gente está confundida con la ideología, con los centro izquierda, centro derecha, como una ensalada rusa. No, así no es. Pero es un ala, digamos, más de centro izquierda en todo el partido, digamos, demócrata, pero no es afiliado. Y sabes lo que pasa en los senados y en los congresos, los presidentes, porque nadie es dueño de los partidos, tiene que convencer a los legisladores en su propio partido. La gran reforma de la ley de infraestructura, que era el núcleo del programa de Gobierno, el presidente Biden estuvo detenido algunos meses por culpa de un senador demócrata de su partido al cual el presidente no le ordenaba, ni le daba telefonazos, ni tenía por qué darle tres ministerios. Tiene que convencerlo. Y se demoraron algunos meses, algunas reuniones públicas en la Casa Blanca, en convencerlo. Porque el señor que era demócrata, como el presidente, tenía miedo de su electorado, en su estado, cómo le iba a afectar o no esa legislación.

    Pamela León Andriuoli: Podríamos decir entonces que este buen romance que se podría percibir en enero y que ya por supuesto el espacio de la electoralidad ocupa otros contrapesos. No necesariamente hablábamos o tuvimos que haber visto una gobernabilidad genuina, es decir, todo de alguna manera podría haberse configurado de una Asamblea que está correspondiendo a cierto momento político, pero que no necesariamente consolida una gobernabilidad.

    Henry Cucalón Camacho: varios aspectos. Yo no le veo nada de malo que al inicio del periodo legislativo llegues a un acuerdo para elegir dignidades. Para nada, con quien tengas que hacerlo para ser mayoría. El tema no es con quién votas, sino para qué votas. Eso sí, cuando tú no eres un enloquecido por el poder y no tienes taras y no tienes cuentas pendientes con nadie, en una verdadera negociación política tú le dices a tu contraparte, a tu adversario electoral o ideológico, cámbiame el nombre, porque con tal de yo ser presidente, no me voy a dejar poner a un señor que hacía rifas solidarias para los hornados y que es un diezmero y todo el mundo lo sabe. ¿Estamos claro? Entonces si tienes derecho, el Gobierno ahora es el Gobierno. Señores, cámbiamelo, cámbiamelo la ficha, no me pongas esa ficha. Tienes el cupo, tenemos la negación, cámbiamela, porque yo no voy a llegar por llegar. Así mismo con otros casos. Esa ya es la negociación, pero conversar con los disímiles, con los que ganaron, con los que perdieron, yo no le veo ningún problema para elegir dignidades. Yo no lo hubiera entregado y regalado la mayoría de la Comisión de Fiscalía al correísmo. Yo no lo hubiera hecho, pero no veo nada de malo lo que lo hagan para el tema de dignidades, porque esto es un cuerpo colectivo, señores. Ahora bien. ¿      Cuál sería lo lógico el deber ser que se hecho muy pocas veces en el Ecuador? Una de las cosas que yo me acuerdo. Formalmente fue en el 88 90 entre la Izquierda Democrática y la Democracia Popular, la democracia cristiana y la social democracia. Señores, hicieron un acuerdo legislativo que les permitió a el señor Lucero ser dos años presidente del Congreso Nacional y tuvieron también una cuota en los ministerios, pero no escondido. No como les gusta a algunos poner por atrás, porque todos lo hacen por atrás y los reciben los fines de semana en la casa a darle órdenes. ¡No! ¡De frente! Dos ministerios para un partido y das la cara, ayudas al Gobierno, tienes tu representación política, hay un co-gobierno mínimo o una alianza puntual. No esas alianzas tránsfugas, esas todas por atrás que se arruinan en las casas y apuntan a teléfono y que se jactan de poner a los ministros pero en televisión los desconocen. No, eso no, eso no. Eso sería loable. Ahora, ¿qué es lo que pasó ahorita? Esa alianza que solo es legislativa, supuestamente y que para mí en el fondo y se los dije porque yo hablo públicamente y lo dije también el 2021 cuando me contaron que iban a replicar lo mismo. Yo dije bueno dígame una cosa, aquí todo el mundo es muy inteligente todo pero yo nunca he escuchado que el correísmo sea el ex presidente de Correa que tengo muchas diferencias y es un sentenciado valga la aclaración, sean caídos de la hamaca. En esta negociación ¿qué ganan ellos? Qué los espacios. Qué la vicepresidencia, las comisiones, los asesores. ¿Qué ganan? Yo sí creo sino que se hacen un poco los gringos de que ciertas cuestiones les quisieron pasar de agache. Micos le llaman. En las leyes, como el tema del recurso y revisión. Y ahí todo el mundo ayudó hasta que se hizo público. Y una vez que se hizo público, todo el mundo se hace para atrás. Conozco ese estilo. Lo conozco bastante bien. Yo no lo he practicado, pero lo conozco. Es que es lo que pasa. Y si es lo que pasa, no te preocupes, son cuatro nomás que opinan nomás y no pasa absolutamente nada. ¿Estamos claros?

    Pamela León Andriuoli: Pero ¿y a dónde nos va a llevar ese estilo?

    Henry Cucalón Camacho: Ese estilo es nefasto, ese estilo es nefasto. Siempre ese acuerdo iba a tener una fecha de oración. Tú lo acabas de decir. Iba a ir con el tema electoral. Es decir, se iba a calentar en agosto que hay que presentar las cartas de las primarias. ¿Por qué se rompe? Porque se agotó la moneda de cambio. Se agotó en abril con el tema del Sr. Glass, que se hizo inmanejable. Con algo que los analistas no se han dado cuenta. O no lo han detallado. Yo respaldo la decisión como Ecuador hacia afuera porque somos uno solo. De lo de abril, más allá que creo que hubo una violación al tratado de Viena. ¿Y por qué nadie reclamó? ¿Por qué el Gobierno tuvo una posición más activa? ¿Por qué los socios del acuerdo legislativo no reclamaron desde que el señor se asiló y solicitó el procedimiento desde diciembre? Ah, porque era la moneda de cambio, hasta que se agotó.

    Pamela León Andriuoli: Sobre todo porque la figura de “huésped” no existe como tal.

    Henry Cucalón Camacho: ¿Pero por qué no reclamado? ¿Por qué? ¿Por qué nadie en el Congreso salvo algunos bloques “Construye”? ¿Por qué nadie decía esta voz que es mía con lo de Glass? ¡Ya! Se rompe ese tema legislativo, se rompe. Es a raíz de los hechos de abril. Se adelanta lo que pudo haber pasado en. Agosto, a lo mejor con otra altura democrática, con correa cívica. Ahora se rompe de mala manera. El expresidente Correa acelera sus agravios, que los comenzó a hacer en noviembre la verdad es que es un socio bien difícil. No sé si tú has visto las redes sociales, señor. Yo no lo sigo, pero me llega todo pues a las redes sociales. A esa mayoría los ha insultado, al presidente de la Asamblea le dice canalla desde arriba para abajo y no le contestan. Algo bastante raro. Bueno, en todo caso ya se hizo más agresivo. Tan agresivo es que para mí el correísmo cometió un error y una falta democrática. No asistir al informe de la nación del presidente. Que es la obligación de un legislador. En una democracia representativa hay una ficción, el presidente, te guste o no, representa al pueblo y le habla a los diputados que nos guste o no, representan al pueblo. Ese es el ejercicio democrático, se entiende que el pueblo en esa ágora pues. Y no van. Y esa es una mala costumbre que tienen ellos, porque ellos solo van o solo están cuando ellos son los dueños del circo de la pandereta. Y la democracia no funciona así. La democracia no funciona solamente cuando uno gana. Uno tiene que aprender a hacer oposición. Uno tiene que aprender a estar en minoría. Yo lo viví. Yo estuve en la posición de Correa cuando ganó todo en el 2013, cuando entraron más de 100 diputados. Yo estuve en la oposición y tuve que escuchar el discurso, porque esa es mi obligación ciudadana. Para eso me eligieron. Así que esta gente tiene que aprender también a ser demócrata.

    Pamela León Andriuoli: Y es posible ya que estás citando algunas cosas que necesito que vayamos puntualizando. Has hablado del presidente de la Asamblea, Henry Kronfle, que de alguna manera, y esto te pregunto a ver cómo lo podemos concluir. Hay unas declaraciones que se hacen siempre de manera previa, por ejemplo esto de: “nosotros nunca vamos a apoyar el tema del juicio político a la fiscal. Luego pasan otras cosas, hay ciertas ausencias, justificadas por supuesto, pero que pueden generar ciertos cuestionamientos, sobre todo justamente en el entorno en el que sucedía lo del salvo conducto con Glass. ¿Cómo se ve ese año y esa presidencia y cómo afectan ese tipo de, digamos, movimientos de su principal cabeza a la legislatura?

    Henry Cucalón Camacho: En lo estético menos malo que la anterior. Que es pues ya el subterráneo de la clase parlamentaria. Entonces, desde ese punto de vista parece más organizado, entre comillas en la parte que es la culminación de su segundo período, ahora sí está asistiendo a la Asamblea. Puede haber otro tipo de elección. Es público notorio que tiene una buena relación con el presidente, lo cual no es malo, eso es bueno que se hablen, sin llegar a la sumisión, por si acaso ir adelantando criterios que creo que no ha pasado nada, solo porque te conozco, solo porque conozco a tu familia, nada más, esa es la garantía, porque te conozco. Entonces: “para mis enemigos todo”. Ese es el viejo refrán. Pero en todo caso, en ese sentido no es fácil, yo he sido muy crítico en líneas generales de ciertos bloques, entre los cuales está el de la “6”. Que en el tema de la fiscal han tenido una salida muy simplista Simplista: no te preocupes, no te preocupes. El día del juicio no votamos en contra tuyo. Y agradéceme por si acaso, ¿no? Agradéceme. Pero en el interín, y este interín comenzó el 24 de noviembre, porque fue el primer acto del correísmo, en el interín. ¿Estamos? Nunca dicen, es que una palabra prohibida ese y otros bloques, no señores, pues más allá las formalidades en el “CAL” que si lo aprueban, no lo aprueban, porque estos señores y no es de ahora, es de siempre. Cuando quieren, pues el “CAL” es una ventanilla, no es que mandas un papelito, solo hacen un cheque y lo pasan. No podemos hacer nada, solamente es de haciendo más de paso. Y otras veces el “CAL” suspende juicios. En otras veces el “CAL” es como un congresillo. Es como una corte política alto nivel cuando quieren. Yo me los conozco de memoria, los conozco como que si lo hubiera parido valga la aclaración. Los conozco bastante bien a todos, por así decir. Entonces ahí está. Tú tranquila, no te preocupes que no vamos a votar por ti. Tranquila, no te va a pasar nada. Señores, esa actitud creo que no está muy dable. Y tercero, vamos a la anécdota, porque como te das cuenta, voy contestando y voy diciendo. Hay mucha gente que no le gusta pelearse con los fiscales ni de frente ni de costado. Yo enjuicié a un Fiscal General, si Carlos Baca. Que fue ascendido de Twittero de Correa, lo ascendieron a fiscal general, porque ese era su papel en cara de leer el Twitter oficial del presidente Correa. No sé cómo ganó el concurso, pero bueno, el día, y ahí están las fotos y los videos, el día del juicio, y yo el interpelante, ¡Mira la foto! Estaba vacío atrás mío. Estaban todos los suplentes. Una suplente por ahí ahora es principal social cristiana de otro partido. Pero nadie está en todo. No hay nadie. Al final eso sí apareció el asambleísta Taiano. No, la verdad que yo lo llamé maestro. Tiene que aparecer. No hay nadie. Es difícil. Ya cuando ven la horda y si se suman en el triunfo, en los numéricos, lo ciento no sé cuánto. Creo que a Baca se lo bajó porque no se sabía la posición del correísmo, el Gobierno ya estaban divididos con Lenín. Bueno cayó por 131, si la memoria no me es ingrata, 130 algo así. Multitudinario, pero no había nadie pues, nadie hablaba pues. Ojo, así que ese también es el tema porque quieren ver los otros porque están juzgados, los otros porque operan una vendetta, vendetta pero vulgar y corriente. Pasa eso, más allá que lo políticamente correcto para algunos sería obvio. Señores, hay que apoyar la labor de la fiscal que como toda persona tiene errores y como toda persona no es infalible tampoco.

    Pamela León Andriuoli: Por supuesto. Hablemos un poco del impacto de las sanciones internas que de alguna manera se han hecho públicas. ¿Qué efectos pueden llegar a tener estas sanciones internas en las bancadas, como las ocurridas, por ejemplo, en Revolución Ciudadana, sobre todo en la cohesión y en el funcionamiento de los partidos políticos que se representan allí?

    Henry Cucalón Camacho: Un asunto complejo cuando entre los asambleístas se tienen que juzgar cuáles son las faltas administrativas, porque no estamos hablando supuestamente el cometimiento de delitos, que ellos otra cosa donde la inmunidad no debería no ir a funcionar. Hay hasta parece una supuesta contradicción. Hasta qué punto tienes inmunidad en tus actuaciones civiles y parlamentarias y te sancionan por lo que dices también en la Asamblea contra otro compañero. Creo que aparte de eso, que no debe haber actos de discriminación, etcétera. Jamás no creo aquello. Es bastante complejo la situación. Yo creo que el gran juzgador de eso debe ser la colectividad. Sí, pues eso es una otra sanción que depende de cuál es la mayoría de turnos. Uno muchas veces opera con justicia. Mira que está hablando conceptualmente. Es la colectividad la que termina sancionando, por así decir, con la baja de credibilidad, con la sanción moral, con el no respeto. ¿Y quién sabe? Con la no reelección y luego voy a poner un ejemplo otra vez, toca remitirme a mi ejemplo en el periodo 17-21 año 2018 nada más y nada menos que José Serrano, que eso es decir bastante, bastante. ¡Mire que calibre! La sancionó pues a Cristina Reyes a la diputada Cristina Reyes, porque Cristina Reyes lo había criticado de forma dura, como debe ser, uno debe ser duro en política duro no es sinónimo de ruindad, dureza no es lo mismo que bajeza. ¡Ya! Riman, pero no lo mismo. Y si él la sancionó, pues la suspendió y hizo lo correcto. Le puso una acción de protección, que la ganó. Yo la respaldé por si acaso. Hubo otros por ahí que no la respaldaron porque le tenían miedo por este sujeto. Y ahora, con el paso del tiempo y que cada vez se desentraña más el tema con Polit, Serrano, “Tuti”, “Cuqui” y “Titi”. Ya te vas a dar cuenta pues cuáles eran las relaciones que tenían y que a veces uno ni siquiera se enteraba, por así decir, en el manejo legislativo, gubernamental y en lo que popularmente se denomina el poder político.

    Pamela León Andriuoli: Hace poco Ecuavisa sacó un titular que a mí me parece un poco escandalosa, la forma de proponerlo. Pero más allá de eso, porque realmente el que no está dentro no sabe realmente cómo se distribuyen los presupuestos públicos. Hablaban de que se ha gastado casi un millón de dólares en boletos de avión. Esto, por ejemplo, lo comentaban a propósito de los seis meses que la Asamblea Nacional extienda casi un millón de dólares en ese tipo de cosas, pero también Germán Rodas, que es de la Comisión Anticorrupción, mencionaba que debió haber sido auditado, manejado con mayor transparencia. Yo le pregunto: y porque realmente insisto, no estamos allí adentro. El tema del framing, del encuadre de este tipo de narrativas y relatos que claramente tienen una dirección hacia lo pernicioso de la imagen de la reputación de la Asamblea, es realmente así de cuestionable.

    Henry Cucalón Camacho: Es duro, es duro, pero qué bueno que me lleva al tema de verlo desde adentro. Eso tiene muchos años y yo soy un respetuoso absoluto a la labor de la prensa. Y soy hasta cierto punto parte del lector o del consumidor de la de la prensa formal. Yo soy un adicto a los periódicos de papel. Veo noticieros y veo estoy en radios, por así decir, y leo “Vistazo”, “El Universo”, el “Expreso” de que tengo nueve años de edad, por así decir. Pero también han sido en algunos casos muy duros. De hace algunos años el reto de la democracia, le daban durísimo la Asamblea con cosas que eran muy superficiales, fueron contaminando todo. Y por uno pagaban todos. Por un mal diputado de la izquierda democrática, lo terminaban criticando hasta Wilfrido Lucero, por poner un ejemplo. Por un mal elemento de la democracia popular, terminaban insultando hasta Vladimiro Álvarez. Estamos muy complicados. Yo lo he vivido y lo he estudiado como fenómeno político. Segunda cosa, ahora vamos a hablar también de una parte positiva y remato. La Asamblea como tal, como institución, yo saludo a los empleados de carrera de la Asamblea. Yo saludo a la administración de la Asamblea, a los que están ahí, no importa quiénes son las mayorías o las minorías, no importa quiénes son los presidentes o presidentas de la institución. Yo cuando llegué en el año 2013, nunca sentí una diferencia alguna en el trato con los que tenían los otros ciento y pico. El manejo es muy profesional y yo he visitado por invitación muchos congresos y senados en América y Europa, por invitación. Y nosotros tenemos una alta tecnología, alto personal profesionalizado de carrera en la Asamblea Nacional, que insisto, no importa quién tenga la mayoría. Todos están para atender. Uno se siente cómodo trabajando. Una de las mejores experiencias de mi vida fue haber sido ocho años legislador. Bueno, siete, porque el último año estuvimos con el COVID hablando en chancleta y en pantalón puro, con camisa remangada al frente de una computadora que fue bastante complicado. Pero yo estoy muy agradecido. La biblioteca que veo que algunos recién la conocen ahora, ya cuando se van. Yo la conocí el primer día y despachaba desde la biblioteca. Me encantaba recibir a la gente, a los amigos de la biblioteca. Guarda tesoros de la historia nacional. Entonces es de primer nivel y sentamos orgullosos del manejo como tal de la Asamblea, de la tecnología que se utiliza. Tienen radio, tienen televisión, tienen web, tienen muchas cosas. Vamos a lo tercero: El tema de los de los gastos que a veces la gente dice no sé si a ti te ha llegado a mí siempre me llegaba y yo discutía con amigos míos, abogados, con profesores, me llegaban por whatsapp un pocotón de cosas que le daban a los diputados que era mentira, que seguro que cuánto, que como en Estados Unidos, entonces ustedes saben que en Estados Unidos tú eres el senador y tienes como una pensión de largo, no? Aquí no existe eso, no te dan carro, lo único que tiene en carro son las autoridades y desde hace unos años estos señores que se han inventado que el “CAL”, son como un mini congreso, no para sus electorales. Le pintan a sus electores que son como unos Virreyes, no son nada. Sirven es para comprar carros y impresores y papel higiénico. Esa es la verdad. Para eso es lo que sirve. Pero en todo caso nadie más. No hay 137 carros, no hay 137 choferes. Los asambleístas no tienen seguridad. Cuando uno ve que tienen seguridad, por excepción, que lo vi en el periodo mío y en el anterior Villavicencio son porque tienen ellos un alto factor de riesgo o ellos han solicitado expresamente una custodia. La tienen es el Presidente, el Vicepresidente y está bien que lo tengan en un número importante porque representan una función del Estado. Me explico. Entonces hay mucha leyenda urbana sobre esto, sobre el tema de los viáticos, etcétera. Lo que existe para los diputados de provincia, dependiendo, dependiendo de dónde, Guayas, un pasaje a la semana, que es lo mínimo que pueda haber para que uno pueda ir a la capital a representar. Pasa en todos los parlamentos del mundo y hay una un pequeño valor de residencia, me explico que está estandarizado, antes era más alto, se lo ha venido reduciendo para los que son de otro lado que no son de la capital. Algo que se podría debatir y yo estoy abierto a debatirlo. Hace muchos años los congresistas tenían hasta ocho personas trabajando con ellos, era una mezcla entre guardaespaldas, tira calados, aguateros. Pero la verdad, desde el año 2009 ha habido una profesionalización del trabajo de los asesores, se le elevó los salarios. Hay muy buenos asesores que van con cada diputado. En la gran mayoría son largos, mejores que sus jefes. Largo, pero largo, pero largo. No tienes idea. De aquí a al Haya, más o menos. Ya. Y en esa línea inclusive fue muy competitivo que vayan jóvenes constitucionalistas. Ahora los veo en televisión, los conocí como asesores de diputados y de asambleístas, inclusive debaten entre ellos los verdaderos trabajos legítimas en las comisiones y da gusto ver el personal de apoyo de los asesores en las comisiones que duran muchas horas en la comisión de justicia, por ejemplo, que es lo más interesante del mundo. Pues yo estaría dispuesto a analizar, ahorita en la actualidad son dos asistentes y dos asesores, a lo mejor llevarlos a un asistente, un asesor, porque hay que dar también el ejemplo de reducción. Claro, hay gente que tenía cuatro personas de lujo de gran nivel, dos asesores de primer nivel, no dos fantasmas, valga la aclaración, y hay gente que ha desperdiciado los cupos, pero en su gran mayoría y lo he visto en todos los partidos políticos en honor a la verdad, han tenido gente de primer nivel. Pero es algo en el debate del tema de la reducción. ¿Sabes dónde hay gastos superfluos? Yo te voy a decir, no ilegales. En el tema de las comitivas. Tengo un título que en esta administración se ha manejado de una mejor forma austera, celebro aquello. En las anteriores pues los viajes a la China y a la Conchinchina. Salvo uno que comenzó a invitar el su peculio y terminó siendo presidente del Ecuador. Esa es otra anécdota, es otra anécdota. Pero las maletas viajeras, eso que se van a cada rato de viaje, que sean por aquí, que se van a Rusia, irán hasta con seguridad. No, pues nadie te conoce a ti aquí. ¿Quién te va a querer matar en Moscú? No, Dios. Aparte que hay un procedimiento en tu embajada te reciben,más si eres un diputado, un presidente de la Asamblea, te reciben y no pasa nada. Eso si hay que recortar. Ahora por austeridad, por otro tipo de manejo, por el deber de ser, llama lo que quieras, tengo entendido que no se está dando. Pero el tema de los viajes siempre fue un muñequeo de los titulares de las legislaturas para congraciarse con las contrapartes.

    Pamela León Andriuoli: Le quiero leer una frase textual del presidente que en lo personal, considero que las variables de comparación son bastante disímiles porque él dice: “…que en seis meses ha logrado lo que los Gobiernos pasados no hicieron ni en diez años…” Refiriéndose también a la relación y al clima del Gobierno Nacional con la Asamblea, con la Asamblea. Entonces, no sé qué impresión tengas tú, pero no creo que sea, al menos yo no lo veo correcto y no sé si coincidas, hacer unas comparaciones, primero con temporalidades completamente distintas en un momento político completamente diferente y con una Asamblea que si bien tiene participantes, porque yo prefiero decirles así en este momento, similares a la anterior no necesariamente están convocados hacia una misma línea relacionada al momento político previo. Entonces, ¿de qué forma se licúa la Asamblea en esta cita textual del presidente comparándolo de una forma tan, digamos, tan superflua?

    Henry Cucalón Camacho: Declaración para la galería, para el TikTok, que ojo, yo respeto todas las tecnologías, me gusta que segmenten la información, pues las formas nunca pueden sacrificar el contenido. Y veo que algunos analistas de última ratio, los conocía como abogados de funciones públicas, ahora se fueron analizando, ah, ¿cómo es que leí el otro día? “No pensaba que en seis meses se podía hacer esto.” “Me había olvidado por los otros”… ¿Mire, mire, mire, mire, señores en qué mundo es que viven? Solo por citar el último, voy a presentar unos cuantos ejemplos rápidos para las personas que nos siguen. El ex presidente Lasso con todas las críticas, todos los primeros seis meses ganó la guerra sanitaria, que fue la vacunación. Después vino el diluvio, si alguno quiere diga. No me vengan con ese reduccionismo. Voy a poner otro ejemplo sencillo. El ex presidente Mahuad, no voy a decir cómo terminó, sino cómo comenzó. En seis meses nos dio la paz con el Perú pues señores pues ¿Qué es lo que le pasa? ¿Qué es lo que le pasa? ¿Qué análisis tan súper lo están haciendo? El presidente Correa, cualquiera que no comunico, en seis meses le ha dado la vuelta y ha hecho una reforma política en el Ecuador, me guste o no me guste, ¿Qué es lo que les pasa? Por Dios, yo sé que están con panderetas así como focas, a ver si les llama la atención del Gobierno de turno, pero señores, el simplismo, déjelo encerrado, pónganle candado y pierdan la llave. La política no es tan sencilla, no es tan simple como eso. ¿Ha habido cosas que ha hecho el Gobierno? ¡Sí! ¿Hay que apoyarlas? ¡Sin duda alguna! ¿Es mejor que rectifique? ¡Sin duda alguna! En temas de seguridad, estaremos adelante con el Gobierno porque es una política de Estado. Cuando haya que hacer oposición, oposición racional, no conspiración, no ánimo de derrocamiento, no espíritu que ojalá, ojalá que te vaya mal, ojalá que te vaya mal para ver si a mí me va bien. No, señores. Y también ya que te vas a meter a soldado, porque veo que de último momento salen politólogos, analistas en todos lados que con dificultad leído el periódico de ayer. Señores, infórmate bien antes de sentenciar. Y no quiero decir lo que hizo los seis primeros meses Lenín Moreno, donde yo sí le doy una salida. Tengo que ser claro con el presidente Novoa, es que yo no podía ser y no voy a ser tan infame, por decir lo menos, de exigirle al presidente de Novoa en seis meses, decirle dónde está la obra si no te grito ni una sola obra. No, no, no, no, señores, cuando uno es responsable, cuando uno sabe la administración pública y cuando menos, por lo menos algo te ha interesado la historia del Ecuador. Sabes que en seis meses no haces obras de magnitud nueva, haces obras de arrastre. Ya por si acaso. Por si acaso, y peor en 90 días de que no le puedes gritar a un presidente ni exigir que no ha hecho ni una sola obra, ni un solo adoquín. Eso es ser farsante y demagogo y querer derrocar al régimen, lo cual es dable. La crítica por la imprecisión puede venir que en vez de decir continuamos con el proceso de entrega a las ambulancias, decir yo compré, yo adjudiqué, yo entrego, pero yo lo quiero tomar ligth.

    Pamela León Andriuoli: Claro, porque de hecho es un error no continuar con, digamos, interrumpir o no sostener la política pública.

    Henry Cucalón Camacho: Muchas de las cosas que ha dicho el presidente Noboa tienen que ser continuas, tienen que ser reconocidas.

    Pamela León Andriuoli: Es un error no hacerlo, de hecho, porque fragmentas la política pública.

    Henry Cucalón Camacho: Que es lo normal en la política pública y la obra de gestión, programas sociales y obras físicas. Las grandes obras de infraestructura del Ecuador comenzaron en el boom petrolero en l década de los setenta, en plena editora militar y se fueron aprobando por parte del presidente Roldós, el presidente Hurtao, el presidente Febres-Cordero. Lean, lean, no hace falta no haber vivido en ese momento. Lean, si es que no vean los noticieros por si acaso de esa época.

    Pamela León Andriuoli: Una última pregunta que es un poco más de carácter proyectista apelando a tu síndrome pitoniso, Henry. A ver, ¿cómo crees que los movimientos políticos actuales, que realmente creo que eso también es una tarea tan pendiente en la representación y en las democracias internas: ¿Cómo crees que estos espacios de representación dentro de la Asamblea puedan afectar las elecciones en el 2025 y la configuración futura del legislativo?

    Henry Cucalón Camacho: Mira, yo lo que espero, es que a esta Asamblea le vaya bien, que luchen por causas, por ideas. Sigan sacando algunas legislaciones sociales. Me importan más que las rimbombantes, esas que se llaman “Ley no más apagones”, igual hay apagones. No, no, no, me interesa más lo social. Ayer hubo un tema muy interesante que promovió Dallyana Passailaigue. Eso quiero. Con que no conspiren, con que no quieran derrocar porque están picados, porque se quedaron sin algo, porque le cae mal el presidente, ya han hecho bastante. ¿Cómo pase esto al futuro? Yo no lo puedo determinar, ¿Sabes por qué? La política es el arte de lo posible y es impredecible. Pero en el Ecuador es mucho más dinámica que en otros lados. Y a mí esa dinámica a veces me complica mis análisis, porque yo soy muy formal. Trato de ser muy lógico. Entonces, decirte qué es lo que pasa con la composición de ahorita o no, con lo que pasa en el 25, te voy a poner un ejemplo. La peor Asamblea de la historia del retorno a la democracia. No me voy a decir la historia, pero del retorno a la democracia. Muy mal evaluada gente de lo último, pero de lo último. Y no había los 25 que conversamos. Le pongo una anécdota de esa que fue disuelta con el apoyo mayoritario del pueblo ecuatoriano y más importante, no se rompió ni un solo vidrio a lo largo de la República con tal lo que avizoraron los agoreros del desastre que pocos más anunciaban guerra civil, si pasaba eso. De esa Asamblea salió los dos candidatos finalistas. Una señora que nadie sabía que había sido diputada, la señora González, que por ahí salió en el tema del debate del aborto de población, donde no había nada que debatir, sino aplicar, porque fue la obligación de una sentencia a la corte. Y el señor presidente de la República, bajo la lógica, ellos no eran nada. Fueron finalistas y son políticos y uno es presidente constitucional de la República elegido legal y legítimamente. Y la otra es una política ahora directora del partido. Digamos que tiene mayores adeptos en el país o más cantidad de adeptos en el país. Y eran dos diputados anodinos, por decirlo menos. ¡Y ganaron! ¡Por Dios! Y la otra persona importante que tuvo un rol importante y que fue motivo de un asesinato que fue Villavicencio, era parte de esa Asamblea también. Entonces, ojo, yo soy de los que he escuchado durante muchos años de vida. “No, el Congreso, lo peor del mundo”. “No sirve para nada”. “No hay que hacer política”. “Eso es un cementerio”. “Es lo peor”. “Arruina futuro”. Poco más. Si quieres ser alcalde, presidente, es lo peor. Y resulta ser que el presidente de la República nació del Congreso. ¿Cómo explicas eso? Entonces, no es sencillo. No me gusta sentenciar. El mundo de la política es el mundo de los fenómenos, los fenómenos políticos. Otra cosa es el derecho político, que es lo normativo, por así decir. Así que no es fácil y yo no me atrevería a anticipar nada de estas coyunturas, estas cosas.

    Pamela León Andriuoli: Entonces, ya para hacer un cierre más táctico, después de todo lo que hemos conversado, que ha ido incluso con ejemplos bastante tocantes, te pregunto, ¿Cómo la evalúas? Es decir, ya con todo lo que hemos conversado, con las formas en las que hemos tratado de leerla y proyectarla, de entenderla, ¿Cómo la calificas?

    Henry Cucalón Camacho: Como ente corporativo, porque es un ente colectivo, no es un ente ejecutor, no es individual, es colectivo, es menos mala que la anterior, sin duda alguna, menos mala. Vaya que se repite en gran parte de lo mío, pero es menos mala. Dos, me parece que haya un legítimo afán de querer cambiar las cosas y por lo menos en las formas de hacerlo bien, que no haya diezmos, que no haya ese tipo de situación, me parece bien. Recuerda que la Asamblea pasada hasta una vicepresidenta de la Asamblea que después nos enteramos que nadie de la izquierda democrática sabía quién era, no sabían cómo llegó a diputada y tampoco se enteraron de cómo llegó a ser vicepresidenta. Y ella estoy seguro, no sabía quién era Rodrigo Borja. Ese es el Ecuador. Creo un ánimo de que eso cambie, de hacer bien las cosas. Eso de la nueva Asamblea me mato de risa. La nueva Asamblea con las mismas pintas y en algunos casos con los mismos clubes. Pero bueno. Ya está bien, esa es la mercadotecnia, yo entiendo, es el TikTok de la cuestión. En todo caso, veo también algo que saludo, inclusive hasta ahorita el correísmo. Sabiendo sus antecedentes, en algunos casos, no de todos sus miembros que les gusta estar al margen de la Ley. Ya no hay ánimo conspiracional, ya sea uno porque creen en la democracia, en la Constitución u otros porque se están disputando el puesto de Gabriel Rivadeneira con relación a Noboa. No sé. No sé, no sé si quieren quedar bien o lo hacen por de bocatas, pero eso ya es bastante. Te hago una reflexión. Lo tenía pensado hacer mucho tiempo, porque a mí siempre me ha interesado la cosa pública. Pero lo viví intensamente los nueve meses que fui ministro. Los presidentes tienen muchos frentes. Ya lo sabía, pero lo sentí. Y en las circunstancias actuales donde todos los días te levantas para saber lastimosamente cuál es la seguridad, no a bancas delincuenciales o a un incipiente azote terrorista, como fue el de Alfaro Vive, y no a terroristas consumados y a bandas narcotraficantes que dependen de carteles extranjeros que son asesinos y que tienen sitiados hasta Estados. Encima que tienes que ver si es que vetas una ley, si es total, si es parcial, que tienes que aguantar las críticas legítimas de la prensa y todos los problemas que tienes que aguantar que el subsecretario o el coordinador de atmósfera del Ministerio, de la ni sé qué cosa que está en uno de los rincones de nuestra querida patria no robe y si robas, no piensa que eres tú el ladrón y que lo ordenaste. En todo eso, encima preocuparse de unos señores que en vez de hacer fiscalización y control el político te quieren derrocar. Unos de frente por la calle y otros cogiendo carpetas para Vicepresidentes en Samborondón. Ya es muy fregado hacer eso. ¡Ya! eEn estos momentos de unidad, hay que concentrarse en otras cosas, criticar, oponerse, hacer control político, fiscalizar. Pero señores, tratar de patear en las canillas a un Presidente de la República o a una Fiscal General cuando se tienen que enfrentar a los carteles de narcotráfico no es dable.

    Pamela León Andriuoli: Muchas gracias, Henry Cucalón, por esta conversación. Estoy segura que voy a sacar algunas líneas gruesas de esta charla tan amena, por supuesto.

    Henry Cucalón Camacho: Gracias.

    CONCLUSIONES.

    En estos primeros meses del actual periodo legislativo, los asambleístas han presentado un poco más de 244 proyectos de ley con una marcada predominancia de la bancada “Construye”. Que ha propuesto más de 130 de ellos. Finalmente igual lo que queda para decir es que la dinámica legislativa parece haberse desacelerado tras la consulta popular. Con las bancadas un poco más enfocadas en configurar una agenda previa al proceso electoral del 2025. Algo que tampoco es para sorprenderse. La Asamblea enfrenta el desafío de siempre: Recuperar la confianza del pueblo ecuatoriano y demostrar que es capaz de trabajar en consensos y respetar los criterios divergentes para avanzar en la gobernabilidad del país. Un problema recurrente es la falta de coherencia y compromisos de algunos asambleístas, quienes tras ser elegidos bajo la bandera de un partido-movimiento, cambian de afiliación política al llegar al parlamento. Esto genera una pregunta crucial. ¿Cómo se puede recuperar la confianza del pueblo ecuatoriano bajo estas circunstancias? Pero eso también abre otra pregunta innegablemente, y va relacionada con un mea culpa de cómo los ciudadanos, los votantes, los electores: Parecemos inertes al ver que este transfuguismo burla todo principio democrático, justamente porque hemos elegido a estos asambleístas por un partido y por un color.